Fracasa acuerdo entre Brasil y Argentina sobre barrera a importaciones

Fracasa acuerdo entre Brasil y Argentina sobre barrera a importaciones
Argentina y Brasil no lograron llegar a un acuerdo sobre la necesidad de eliminar medidas restrictivas en el comercio bilateral, aunque acercaron posiciones en la idea de crear un grupo de trabajo para analizar alternativas.
El canciller argentino Jorge Taiana y su par brasileño Celso Amorim se reunieron por poco más de tres horas y si bien no llegaron a un acuerdo por las restricciones a las importaciones, adoptaron un discurso común de defensa de la integración.

En ese marco, la cancillería argentina confirmó la visita de Cristina Kirchner a San Pablo el 20 de marzo próximo y el arribo a la al país de su par brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva el 23 de abril por el mecanismos semestral de reuniones.

Así, el conflicto iniciado por las medidas aduaneras restrictivas autorizadas por Cristina Kirchner para la importación de unos 800 productos tomó otro rumbo y se mantiene la tensión en medio de la crisis mundial.

Tras la reunión, Taiana afirmó en una conferencia de prensa que su gobierno "no considera que haya adoptado medidas que restringen el ingreso de productos brasileños, y por lo tanto la normativa vigente seguirá, así como la normativa brasileña también seguirá".

En tanto, Amorim respondió que Brasil "prefiere no adoptar medidas" de reciprocidad para restringir el ingreso de productos argentinos, por considerar que ello "es contraproducente para el desarrollo de la integración".

Ante esa diferencia, las partes sólo coincidieron en crear un grupo de trabajo conjunto, que posiblemente tendrá nivel viceministerial, y que deberá tener su primera reunión el próximo 4 de marzo, en un lugar que aún no fue decidido.

De esta manera, el Gobierno argentino ratificó la postura que mantuvo durante los últimos sosteniendo que los precios mínimos establecidos -por debajo de los cuales se dificulta el ingreso al país de diversos productos- "son para evitar la subfacturación y el dumping" y en defensa de la industria nacional.

Una de las principales preocupaciones de la Casa Rosada en su relación con el vecino país -integrante de Mercosur- es la balanza comercial desfavorable, aunque el déficit sigue frenándose y en enero haya alcanzado sólo los 33 millones de dólares.

En esa línea, antes de viajar a Brasil Taiana dijo que si bien la situación "es preocupante", la decisión del Gobierno argentino es la de respetar "el compromiso de defender el interés nacional, la producción y el empleo argentino".

Por su parte, el propio presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, había adelantado que no aplicaría las represalias a los productos argentinos que reclamaron los industriales de su país, lo cual será respetado, y confió en el arribo a una solución.

Los problemas se iniciaron cuando la influyente Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP) pidió Lula que aplique represalias comerciales contra el ingreso de productos argentinos alegando que Argentina hacía lo mismo.

Ahora, según dijo Amorim, la FIESP tendrá que encontrar fórmulas "financieras creativas" para encontrar una salida, pero acotó que en su opinión "tiene que ser capaz de encontrar soluciones. En este sentido, se puede decir que el Mercosur está ante aquello que se llama el test de estrés".

Para el canciller brasileño, "ya hay ideas de soluciones financieras pero que dependen de un análisis técnico más profundo de sus aspectos legales".

A su vez, Taiana explicó que la situación actual en las relaciones comerciales entre Brasil y Argentina encontrará salida respetando tres pilares: respuestas coyunturales, una perspetiva estructural y una mejor capacidad de respuesta a desafíos planteados por terceros países o ajenos al Mercosur.

Ese plante recibió el respaldo de Amorim, quien coincidió en que "ya es tiempo de que el Mercosur tenga un mecanismo de defensa comercial común, y en este sentido me refiero a que se concentre en medidas que sean compatibles con las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC)".

Los dos cancilleres coincidieron además en que la reunión de este martes fue "franca" y abordó "todos los puntos de vista, más allá de las coincidencias".

La reunión se concretó en el Palacio de Itamaraty, en Brasilia, a donde llegaron Taiana, la ministra de Producción, Débora Giorgi, el titular de Economía, Carlos Fernández y el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía.

Allí, los funcionarios argentinos fueron recibidos por sus contrapartes brasileñas, el canciller Celso Amorim y el Ministro de Economía, Guido Mantega, entre otros altos funcionarios del gobierno de Lula.

Comentá la nota