En off - La foto prohibida que Cristina Kirchner no vio

De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha
Entró sola. Apenas ingresó, los periodistas se acercaron a saludarla. Entre beso y beso, y pedidos para que cada uno se presentara con nombre, apellido y medio, Cristina Kirchner comenzó a mirar de reojo y a las apuradas la sala de periodistas. Fue el martes pasado, en su primera excursión para saludar a los acreditados que cubren su actividad en la Casa Rosada. En medio de la charla, la jefa del Estado se detuvo en un viejo cartel, de fondo blanco y letras negras, que pedía "orden y limpieza", un resabio de una antigua construcción en la sala. Por suerte, sus ojos sólo se clavaron de ese lado. Del otro, detrás de donde ella quedó parada, sobre uno de los lockers color crema que revisten las paredes, resaltaban dos fotos recortadas de diarios. Eran nada menos que la propia Presidenta y su madre, Ofelia Whilhem, con gorro y bufanda del club de sus amores: Gimnasia y Esgrima La Plata. Seguramente, no le hubiera gustado a la Presidenta verse como parte de los chistes de la sala.

Hasta con Barrio Nuevo

Después de reunirse con el ex presidente Néstor Kirchner, el dirigente Armando "Bombón" Mercado se puso a trabajar para rearmar el kirchnerismo en Catamarca. Ya muy lejos del gobernador del Frente Cívico, Eduardo Brizuela del Moral, que supo ser un radical K y uno de los primeros en abandonar las filas oficialistas, los kirchneristas ya piensan en un candidato propio para las elecciones legislativas del próximo 8 de marzo, las primeras del año electoral. La vicegobernadora Lucía Corpacci, alejada de Brizuela, podría ser la elegida por el mundo K, desde el que no descartan un acercamiento con el hoy opositor Luis Barrionuevo. Sí, parece que Kirchner está dispuesto a todo con tal de ganar en esa provincia y castigar a un radical que se alejó del kirchnerismo durante la crisis del campo.

Diputado mochilero

Un poco para olvidar un fin de año con algunos problemas internos en su bloque SI, y otro poco para cumplir con un viejo anhelo, el ex ARI Eduardo Macaluse (foto) armó su mochila y se lanzó a la aventura más austera. Amigo personal del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, Macaluse eligió pasar junto con su pareja unas vacaciones en la Bolivia de Evo Morales. El periplo, sin celular ni auto ni contacto con los problemas del kirchnerismo en el poder, comenzó en el enorme salar de Uyuni y continuará por la escarpada geografía boliviana, con pocos servicios y lujos. Para la vuelta quedaron los probables acuerdos con la CTA y Proyecto Sur, de Pino Solanas.

Sin palabras

La ministra de Defensa, Nilda Garré (foto), eligió Pinamar como destino de sus vacaciones. Poco afecta a las declaraciones mediáticas, esta vez aprovechó el dolce far niente como excusa para evitar a los periodistas, siempre tan molestos para ella. Mientras almorzaba con sus hijos en el restaurante Tritón, del balneario La Nueva Posta, la ministra fue abordada por una reportera, que, obviamente, le pidió una entrevista. "Mientras estoy de vacaciones, no hago declaraciones", respondió muy suelta de cuerpo Garré. ¿Y fuera de las vacaciones?

Comentá la nota