"La foto del foro opositor parece la del club de los fracasados"

"Mirando la foto parece el club de los fracasados", disparó el intendente Miguel Lifschitz al responder al anuncio de la conformación de un foro para aportar ideas sobre la ciudad integrado por referentes de distinto signo político y dirigentes sociales. Ofuscado y verborrágico, el titular del Palacio de los Leones eligió las palabras con la precisión de un artillero y particularizó el análisis de cada uno de los integrantes del encuentro.
El foro de discusión se presentó el martes con el objetivo de "elaborar propuestas para mejorar la calidad de vida de los rosarinos". Del coloquio participaron, entre otros, el diputado Luis Rubeo (Frente para la Victoria), el concejal Jorge Boasso (Intransigencia Radical) y el ex intendente Héctor Cavallero (Partido del Progreso Social), además del secretario adjunto del sindicato municipal, Antonio Ratner.

"Ahora uno entiende varias cosas, como la actitud intransigente y de confrontación permanente del gremio municipal, representado por Ratner, o esa crítica permanente del concejal Boasso, que sin embargo nunca tiene reparos en integrar la lista del socialismo para llegar al Concejo", arrancó Lifschitz y marcó la cancha. Luego, no haría concesiones frente a la movida opositora.

Así, se refirió a las "actitudes del señor Héctor Cavallero, que parece un fiscal de la patria" y vislumbró "detrás de todos ellos al Partido Justicialista a través de la figura de Luis Rubeo". En este punto arriesgó una hipótesis perspicaz: "El crédito de la foto del foro que publicó el diario El Ciudadano dice prensa de Agustín Rossi".

Para el intendente, está más que claro que la conformación del foro "es una maniobra del justicialismo en concordancia con algunos gremios y dirigentes políticos, que no tienen bandera ni partido, y se prenden de cualquier movida que les permita tener algún espacio en los medios", definió.

Si sobre el filo de diciembre ya tiemblan las tribunas políticas, para Lifschitz una proyección sobre las campañas en el 2009 augura "muchos cruces verbales, porque hay un acuerdo entre algunos dirigentes sin partido y el justicialismo para tratar de confrontar y, de alguna manera, limar las expectativas y posibilidades del socialismo en Santa Fe", auguró.

Según el intendente, "hay gobiernos locales que avanzan, al igual que esta ciudad, a pesar de las dificultades económicas que no provienen de sus administraciones sino de la crisis que originó el gobierno nacional con sus mecanismos de sustracción de recursos".

A pesar de los malos augurios para la economía argentina y para contrarrestar los objetivos anunciados por el incipiente foro, Lifschitz adelantó que habrá "muchísima obra pública, con proyectos en marcha como la tercera trocha de la avenida de Circunvalación de Rosario, junto con las colectoras y el acceso a la ruta 34". No obstante, citó el aporte del gobierno nacional para estos trabajos.

Pero no todo será obra pública. "También se reforzarán las políticas sociales", aseguró el intendente. "Tenemos muchos proyectos y, porque sabemos que será un año con mayor demanda social por la crisis económica, hemos dispuesto refuerzos en estas áreas y en la salud pública", enumeró. "Lo que vale son las acciones, no los discursos y el municipio de Rosario sostiene a las políticas sociales y a la salud pública", enfatizó.

Bancarrota. Lifschitz también se ocupó de atender las expresiones de Cavallero sobre la administración rosarina, a la que el ex intendente consideró "no sólo fundida, sino refundida". "Cavallero viene diciendo eso hace diez años, hace unos días también lo dijo sobre la provincia, es un pronosticador al que no se le cumple nada; dice esto cada dos años para buscar un lugar en las listas del justicialismo y seguro lo va a obtener, porque siempre le fue funcional a ese partido", detalló Lifschitz y cruzó con dureza a uno de sus antecesores en el Palacio de los Leones: "Debe necesitar un espacio para seguir sosteniendo su carrera política".

Para Lifschitz, el anuncio de la conformación de un foro opositor es una acción de confrontación con su gobierno. "Ponen palos en la rueda, pero no nos preocupa, porque llevamos muchos años de gobierno y hemos consolidado una estructura política importante en la ciudad", aseguró.

Comentá la nota