Fortísima pelea de gallegos en Quilmes

El intendente Francisco Gutiérrez pidió a sus militantes que no se queden callados y se movilicen a apoyar al gobierno municipal, al que considera "cercado" por las "corporaciones" impulsadas por Aníbal Fernández.

por

A. Cancelare

El intendente de Quilmes Francisco Gutiérrez les pidió a sus militantes que se movilicen el próximo lunes a las 10 hasta el edificio municipal contra lo que consideró como “la vuelta de la corporación política” liderada por el ministro de Seguridad y Justicia, Aníbal Fernández.

En un plenario realizado el martes en un local partidario de Hipólito Yrigoyen y Humberto Primo, Gutiérrez fustigó como nunca antes a los concejales opositores que ratificaron el veto contra el plan de facilidades de pagos de deudas municipales, que significa un anticipo de lo que puede pasar con la próxima votación del presupuesto municipal para el año próximo.

El intendente apuntó directamente contra Fernández, a quien “los concejales le están haciendo el juego. Hoy quedó demostrado que volvió la corporación política para defender intereses sectoriales”, sostuvo en clara referencia a los concejales villordistas, fernandistas, del ARI y Unión Pro.

“Debemos estar alerta porque quieren hacer algo de espaldas a la gente y poner palos en la rueda a la gestión… Esta gente no tiene códigos, no cumplen con su palabra y son capaces de clavarte un cuchillo por la espalda” y por eso los instó a autoconvocarse para el próximo lunes a la mañana para defender la gestión municipal.

La situación política en Quilmes está en su momento más caliente tras el cambio de intendente, cuando Sergio Villordo, el protegido de Aníbal Fernández, perdió la intendencia. Y el tratamiento del plan de facilidades era uno de los proyectos sobre los que el actual intendente depositó todos sus esfuerzos para aprobarlos con anterioridad al tratamiento de la Fiscal Impositiva y el Presupuesto.

Durante la semana pasada la ciudad había aparecido “inundada” por afiches en la que se denunciaba la incorporación de dos mil empleados públicos nuevos en la comuna, algo que el propio Gutiérrez aceptó en la charla con sus militantes, a los que les reclamó mayor actitud a la hora de defender la gestión.

Sin embargo, luego de varios meses de conflicto con el Concejo Deliberante, el Ejecutivo municipal había dispuesto varias instancias de diálogo, que fracasaron tras aquella famosa frase del secretario de Hacienda, Alejandro Tozzola, quien reclamó ir a buscar a los concejales para votar a través de la fuerza pública.

A pesar de todo, en las semanas anteriores habían recompuesto la relación. Se había normalizado la conducción del Cuerpo tras la renuncia de Jorge Molina y la designación de Gustavo Filaretti en su reemplazo y se recompuso el diálogo entre el Concejo y el Ejecutivo.

Sin embargo, y a pesar de las advertencias privadas expresadas por Filaretti al propio intendente, éste insistió con el tratamiento del veto realizado hace quince días sobre el proyecto del plan de facilidades, rechazado por todos los bloques, inclusive el ARI, que solía acompañar los proyectos del oficialismo.

En la última sesión, fueron 18 los concejales que ratificaron su postura contraria al proyecto de Gutiérrez, quien también se preocupó porque “los concejales nos quieren dejar sin presupuesto para 2009”.

La sesión se desenvolvió en un ambiente dominado por el nerviosismo. Funcionarios del área de Hacienda municipal multiplicaron sus esfuerzos para evitar que se ratificara el veto parcial a la normativa. Uno de los aspectos criticados fue el relacionado con el pago a los abogados, cuyo articulado podía prestarse a mucha discusión y hasta fue tildado de ilegal por los concejales, quienes también sostuvieron que tal cual estaba redactado todo el proyecto “invade facultades propias del Concejo Deliberante”.

Comentá la nota