Foro sobre la ley de Medios Audiovisuales: la guerra de todos contra todos

El espacio que fue planteado para debatir la ley de Medios se convirtió en un escenario donde precisamente lo que faltó fue el debate. Se anotaron 121 personas para dar su opinión. Fuerte tensión con la llegada de Roberto Picco y sus muchachos y la presencia de Daniel Vila, presidente de Multimedios Uno en el encuentro. El PJ pegó el faltazo en masa.
El foro para discutir la ley de Medios organizado por la Legislatura provincial se convirtió en una guerra de todos contra todos. Y en ese contexto, un espacio que fue planteado para debatir, pasó a ser el escenario en donde se pusieron de manifiesto los distintos puntos de vista, pero cargados de un total fundamentalismo.

En el encuentro se anotaron 121 personas de distintos sectores que quisieron dar su opinión. Pero el debate no fue debate y cuando alguien habló a favor de la ley, o cuando mostró su postura en contra, hubo fans de ambas partes y lo que quedó de manifiesto es esta impresión: si me gusta lo que dicen lo aplaudo y le hago vivas y sino le lanzamos críticas, chiflidos y lo ignoramos estoicamente.

El foro –que arrancó a las 9 de la mañana y prevé un debate de más de 20 horas– concentró de todo.

Hubo legisladores nacionales y locales, pero de la oposición porque el PJ pegó el faltazo en masa. Sólo se dieron una vuelta Guillermo Pereyra y Dante González, ambos diputados nacionales, pero no hicieron uso de la palabra.

Los que sí marcaron presencia fueron los directivos del Multimedios Uno, con Daniel Vila a la cabeza. Él no fue uno de los oradores pero sí habló con los periodistas y señaló que "el Gobierno lo que ha hecho es ideologizar la ley y eso me parece que es un error". El empresario estuvo presente en el aula magna y escuchó cómo desde el atril le decían de todo.

Los oradores se dividieron por tandas. Hubo legisladores nacionales de la oposición que acribillaron al proyecto K como la diputada radical Silvana Giudici, que indicó que la ley de Medios "va a comprometer nuestras libertades en Argentina". Y que "los que opinamos distinto no podemos someternos a no se qué intereses y qué mezquindades. Tiene que haber una ley con reglas de juego claras", indicó Giudici. La diputada también afirmó que en los medios "la pauta se utiliza para acallar voces críticas".

Mientras la legisladora hablaba, le gritaron "caradura", desde un sector en donde había docentes universitarios, entre ellos Roberto Follari, quien está a favor del proyecto oficial de la ley de Medios.

Héctor Garófoli, profesor de Teoría del Estado y Política Comunicacional de la Universidad Nacional de Cuyo y representante de Carta Abierta indicó que "esta ley es la más democrática en su elaboración y en sus contenidos. Estoy a favor de la ley. Es como se está cuestionando el contexto y no se esta viendo la ley. La ley es muy buena, ha sido elogiada por organismos internacionales".

La entrada "no triunfal" de Picco y sus muchachos

En el medio de las exposiciones se vivió un momento de gran tensión. Fue cunado apareció Roberto Picco, vicepresidente del PJ y secretario general del Sindicato de Prensa junto a un puñado de 50 personas, munidas con bombos y banderas y pugnaron en la puerta del Centro de Congresos por querer entrar.

Picco, a favor de la ley de Medios K, tuvo un fuerte enfrentamiento con los policías que custodiaban el encuentro. Junto a él estaba Mariano Maure que comanda el Movimiento de Unidad Popular y es pro Jaque.

"Hace cinco años que venimos reclamando por esta ley y ahora se dan por enterados" dijo Picco mientras lanzaba fuertes críticas al encuentro al que consideró de "un foro trucho" organizado por "los dueños de la provincia". Y se quejó de que no dejaban entrar a todo lo que "tiene olor a pueblo".

Después de discusiones, toda la gente que llevó Picco logró entrar al reciento en donde se hacía el foro y sólo se dedicaron a vivar a los que estaban a favor de la ley y silvar a los que se mostraron en contra.

Así, el atril desde donde cada uno habló sólo sirvió para que cada uno lleve agua para su molino.

Comentá la nota