El Foro rechazó las bases de EE.UU.

El Foro Social Mundial de Bahía cerró sus actividades con un documento en el que rechaza la presencia de tropas estadounidenses en América latina, insta a redoblar la seguridad de los pozos petroleros brasileños y a fortalecer la soberanía.
La Carta de Bahía se "opone a la presencia de bases extranjeras en el continente sudamericano, sobre todo, las bases norteamericanas en Panamá y Cuba", según el texto aprobado ayer. Las otras bases son las que acordó establecer Washington en suelo colombiano en el marco de un pacto militar que se suma al Plan Colombia de lucha antinarcóticos, que financia desde hace años. El uso de las bases colombianas fue tema de debate entre los países que integran la Unasur, habida cuenta de la preocupación que generó en toda la región.

El documento fue aprobado durante una asamblea en la que participaron representantes de organizaciones sociales y entidades opuestas a la globalización neoliberal. Los activistas hicieron además un llamado a la defensa de la "soberanía" y a redoblar la seguridad de los grandes pozos petroleros descubiertos en el litoral atlántico brasileño desde 2007, al tiempo que reivindicaron el rol del "Estado como inductor del desarrollo", explicó Lucía Stumpf, de la Coordinadora de Movimientos Sociales.

El Foro Social Mundial, que este año celebró su décimo aniversario, se realizó en una veintena de ciudades de diferentes partes del mundo, entre ellas las brasileñas Porto Alegre, en el sur del país, y Salvador de Bahía, en el noreste. "En América latina el foro no perdió su ímpetu y eso se comprueba en el ascenso de la democracia y la izquierda", concluyó Eduardo Mancuso, organizador del Foro en Porto Alegre.

Comentá la nota