Fórmulas municipales para no cerrar con déficit

Las arcas municipales de muchos distritos de la provincia están en rojo por los problemas inflacionarios que impactaron en los insumos, como así también, en el incremento de salarios que todos los intendentes debieron afrontar a mediados de año. Esto produjo que las cuentas se vean amenazadas antes de llegar a fin de año.
Sin embargo, varios jefes comunales intentaron frenar la ola inflacionaria y el impacto de la crisis económica para cerrar sin déficit o con el menor posible. Consultados por LaTecla.info, varios de ellos cuentan su experiencia y cuál fue el "plan salvataje".

Según el mandamás de Chivilcoy, Ariel Franetovich, "realizamos estudios de costo de los servicios y priorizamos el aumento de tasas en un 50%, que nos sirvió para fortalecer la recaudación municipal".

Franetovich explicó que "como municipio nos comprometemos a brindar buenos servicios, pero pedimos lo mismo de nuestros vecinos", y agregó: "Los que pueden pagar y no lo hacen, son ejecutados". Además, indicó que "nos limitamos a lo presupuestado".

Por su parte, Leonel Zacca, intendente de Alberti, señaló que "reducimos costos en subsidios a entidades, horas extras, dejando solamente las de las áreas elementales, dimos aumento del 10% a los municipales que no son percibidos por los funcionarios y recibimos aportes de Provincia y Nación".

Sobre las obras en su distrito, Zacca dijo que "se llevaron adelante obras de agua potable, en el centro integral comunitario, en pavimentación de calles de la ciudad, y en el alumbrado", aunque aseveró: "Fue un año de restricciones".

Para el intendente de San Vicente, Daniel Di Sabatino, "nuestra fórmula fue reducir gastos, es decir, comprar a menor precio, pero manteniendo la calidad de los insumos, incrementando la recaudación a través de las tasas municipales y responsabilizar al contribuyente a que pague sus cuentas".

Según comentó Di Sabatino, "el año próximo podrían ser ejecutados los que pudieron pagar sus impuestos y no lo hicieron". Sin embargo, el alcalde aclaró que "esperamos algún tipo de asistencia para no cerrar con un déficit de un millón de pesos, debido a que la inflación impactó de manera directa las arcas municipales".

En tanto, Fernando Carballo, mandamás de Magdalena, reconoció que cerrará con déficit y explicó que "nosotros nos limitamos hacer lo que tenemos presupuestado, pero el incremento en los salarios del personal desestabilizó las cuentas".

De esta manera, Carballo apuntó que "realizamos algunas obras en convenio con Provincia y Nación, aunque dejamos de lado algunas cosas presupuestadas para realizar otras". Y concluyó: "Evaluamos un aumento de tasas para el próximo año con el objetivo de recaudar más y mejorar más los servicios".

Comentá la nota