Fórmula de ECO repite diplomas

Ricardo Colombi se convirtió ayer en el primer político correntino en certificar un segundo mandato como Gobernador.
Gustavo Sánchez Mariño, presidente de la Junta Electoral, ordenó la lectura del acta de cierre del escrutinio definitivo y se desató la euforia de los seguidores de Ricardo Colombi y Pedro Braillard Poccard que no se quisieron perder la entrega de diplomas que consagra al senador como gobernador por segunda vez. El primer ciudadano correntino en obtener la distinción electoral desde que se recuperó la democracia en 1983.

Pedro Braillard también vive una situación similar, aunque esta vez como vicegobernador, ya que él ocupó el sillón de Ferré entre 1997 y 1989, cuando fue destituido en medio de una conmoción social y económica. Pero ayer todo quedó atrás el contundente triunfo de la fórmula de Encuentro por Corrientes por encima de la del oficialista Frente de Todos, demostró un respaldo ciudadano con pocos precedentes en la historia de la provincia, Arturo Colombi obtuvo porcentajes similares pero cabe aclarar que su candidatura fue acompañada por toda la Unión Cívica Radical, el Partido Justicialista y otros aliados que en esta oportunidad jugaron por fuera del Frente de Todos.

Ricardo Colombi afrontará desde el 10 de diciembre una gestión que deberá superar problemas de financiamiento a raíz de la falta de un acuerdo financiero con el Gobierno nacional.

Antes de la entrega de los diplomas, el presidente de la Junta Electoral, destacó la "limpieza" de los comicios y la transparencia de los recuentos de votos.

Asimismo invitó al gobernador electo, a izar la Bandera correntina, para luego invitar a Pedro Braillard, a hacer lo propio con el Pabellón Nacional; ambos fueron acompañados por integrantes de la Junta Electoral.

Momentos antes de la ceremonia, ingresar a la sala de sesiones, fue difícil por la cantidad de simpatizantes de ECO que no se quisieron perder el acto. Los periodistas locales y enviados especiales de los medios nacionales tuvieron que empujar y apretujarse con la gente en los pasillos para ingresar al recinto, acondicionado para la ceremonia sin las bancas que habitualmente utilizan los legisladores provinciales.

Comentá la nota