Formosa unió la ruta 81 con Lavalle y en el Chaco se acentúa el deterioro de la 95

"No lo podemos creer aún, tener la 95 para nosotros ha sido un sueño. Yo hace 30 años que estoy radicado aquí", cuenta, emocionado, Ariel Cabañas, un paraguayo radicado en esta localidad formoseña que tiene más acento chaqueño que de la provincia donde reside, celebrando que al final se logra tener conexión con Chaco ya que la repavimentación de la ruta nacional N1 hasta el renovado puente Lavalle es ya una realidad, aunque no fue anunciada con bombos y platillos.

"Nos enteramos de que iban a pavimentar cuando ya estaban las máquinas levantando el terraplén", indicó Augusto Enciso, vecino de Perín.

Es que Formosa, finalmente, tiene un nuevo corredor transversal Norte-Sur que vincula Villa General Güemes a través de la ruta 95 con el río Bermejo, precisamente con el puente Lavalle cuya reparación está prácticamente concluida.

La vecina provincia ya tiene terminada la ruta 95 desde el empalme con la ruta nacional 81, que quiere convertirse en el nuevo corredor bioceánico, con la firme intención de que desde Salta y Jujuy se tome la 81 bajando por la 95 hacia la provincia de Santa Fe -atravesando el Chaco- y desde allí al sur del país, en una visionaria obra de infraestructura que contrasta fuertemente con el lado chaqueño, donde es muy difícil transitar la misma ruta en un importante tramo desde la rotonda de la ruta 3 que viene de Pampa del Indio y el acceso a Villa Río Bermejito hasta, inclusive, el puente Lavalle sobre el río Bermejo.

NORTE hizo un extenso recorrido de esta ruta que es una salida provechosa para la producción formoseña, pero en el Chaco no se observan señales de que se intente, en la práctica, su reparación definitiva.

Fuentes del área del Ministerio de Planificación de esta provincia señalaron que esta obra, que fue gestionada por el gobernador Gildo Insfrán, incorporó en su trayecto emprendimientos relacionados con el manejo de los recursos hídricos e interconexión eléctrica, lo que posibilita afirmar los polos productivos que están en marcha en esa región del centro del territorio.

La tarea consistió de la construcción de obras básicas, pavimento flexible y puente sobre el riacho Salado, desde el empalme con la ruta 81 hasta el límite con la provincia del Chaco. La obra tuvo un costo de 98,5 millones de pesos, y la empresa contratista fue JCR S.A.

Fuerte contraste

Viniendo de Formosa, por una ruta recién reparada, con todas las obras de seguridad vial que establece el hecho de estar en una zona de arroyos y canales, y la proximidad del río Bermejo, cruzar el puente Lavalle e ingresar en territorio chaqueño, se marca un fuerte contraste rayano a la desidia de décadas de olvido de esta ruta.

El pavimento en un tramo prácticamente no existe, y en el escaso kilometraje que sí lo tiene, los baches representan un peligro para quienes lo transitan, además de la ausencia de banquina.

Gran tránsito de camiones

En el camino, se puede observar un gran desplazamiento de camiones con distintos tipos de carga: ganado, soja, hortalizas, carbón vegetal y también, desde el Chaco hacia la vecina Formosa, comestibles y bebidas.

"Che, saquen fotos de la ruta, no se puede andar por acá, casi tumbé dos veces y cuesta mucho llegar al puente, adonde está lindo, que es en Formosa", manifestó Alberto Salas, camionero de una distribuidora de Sáenz Peña que va hasta Las Lomitas, al oeste formoseño.

La ruta nacional 95 es una carretera argentina, que une las provincias argentinas de Santa Fe, Chaco y Formosa. Tiene un recorrido total de 675 kilómetros. Nace en Ceres, Santa Fe, y termina en Villa General Güemes, Formosa. Está asfaltada desde Tostado en Santa Fe hasta el empalme con la ruta nacional 81, en las cercanías de Comandante Fontana en la provincia de Formosa. El tramo que resta asfaltar -desde el límite con el Chaco hasta unos 5 kilómetros al norte de Perín- fue recientemente terminado.

Comentá la nota