Formosa será una de las provincias más beneficiadas con la prórroga de la Ley de Forestación Nacional.

El gobernador de la provincia, Gildo Insfrán, acompañó ayer a la presidenta Cristina Fernández al acto donde se anunció una prórroga de la Ley de Forestación, que promueve fiscalmente la implantación de bosques, norma en la cual Formosa es pionera en su efectiva utilización y que ahora con su extensión se abren mayores expectativas en seguir desarrollando el plan local de fomento a la forestación.
La ceremonia se desarrolló en la tarde de ayer en la localidad bonaerense de San Fernando, marco en el cual el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación, Carlos Cheppi, señaló que en los 10 años de vigencia de la actual ley de Forestación los resultados han sido "muy buenos", por lo cual se dispuso prorrogar la norma por una década más. Además, destacó que en el mes de octubre se llevará a cabo en nuestro país es XIII Congreso Forestal Mundial, durante el cual se buscará poder establecer un programa forestal nacional.

La Presidenta señaló que "cuando uno planta un árbol como productor, no solamente está pensando en el presente, sino que piensa en el futuro del país y de su trabajo", por lo cual convocó a "pensar de manera diferente al tomar decisiones económicas", en el sentido de "pensar en el largo plazo".

También reiteró que "agregar valor" resulta económicamente fundamental porque "es la clave para obtener más beneficios y más rentabilidad". "Creo que apostar a la actividad forestal es parte del modelo que venimos sosteniendo desde 2003, un modelo que apuesta a la reindustrialización del país", manifestó la Mandataria, para agregar inmediatamente que "no hay país desarrollado que no le haya agregado valor e innovación tecnológica a sus materias primas".

Además de Insfrán, acompañaron a la jefa de Estado varios mandatarios provinciales; el jefe de Gabinete de Ministros, Sergio Massa; el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Plan provincial de Fomento

Localmente el gobierno estructuró el Plan Provincial de Fomento de la Forestación con el objetivo de fomentar la forestación de algarrobo en tierras con aptitud forestal, complementando e integrándose a la actividad agropecuaria, y de esta manera incrementar el área forestada de la provincia.

Es que la provincia posee extensas áreas de su geografía aptas ecológicamente para la forestación de "algarrobo", por lo tanto su comportamiento y crecimiento son óptimos, señalándose que además de incrementar las áreas forestadas se mejora la productividad de esta especie, puesto que se utilizan germoplasma seleccionado constituyéndose en una importante oferta para los mercados regionales.

Este plan provincial es complementario a la norma nacional, a través de la cual se otorga una bonificación económica no reintegrable a los productores que hayan efectuado inversiones en forestación, previa verificación de las mismas en el terreno, se recordó.

Sobre las características del Plan Provincial con especies de alto valor comercial, permite que los productores pueden acceder a un préstamo de 400 pesos por hectárea forestada con algarrobo, el que es efectivizado en una etapa. Ese monto cubre los mayores costos que son los que ocurren en el primer año de implantación (preparación del suelo, plantación y riego), y luego devuelto por el productor cuando éste perciba la bonificación económica no reintegrable otorgada por Nación.

Fue señalado que de esta manera otros productores podrán hacer uso de este beneficio económico en los años subsiguientes ya que asegura la disponibilidad para la venta plantas de algarrobo originadas de semillas de árboles selectos; siendo el organismo formoseño encargado de dar el préstamo al productor es el FONFIPRO (Fondo Fiduciario Provincial).

El algarrobo como estandarte

Al explicar acerca de las razones que impulsaron a aplicar la modalidad foresto-ganadera y con especie de algarrobo, se indicó que se pretende incorporar la actividad de la forestación a las unidades productivas, considerando que el árbol es el componente principal de los sistemas naturales.

"La especie algarrobo prospera en sitios donde las posibilidades productivas son muy restringidas (escasas precipitaciones y diferentes tipos de suelos), subrayó para indicar luego que por ser de la familia de las leguminosas fijan el nitrógeno, por lo tanto la descomposición de sus hojas caídas enriquece el suelo permitiendo el crecimiento de hierbas para pastoreo y la posibilidad de cultivos bajo su copa.

"Además el fruto sirve como nutriente de diversas especies animales y para elaborar alimentos para el consumo humano, entre otros usos, por ello se lo considera un árbol multipropósito", fue acotado.

Entre los resultados iniciales logrados, ya se han forestado, efectivamente, 950 hectáreas, de las cuales, más de la mitad pasó por el proceso de poda y raleo.

Lo que contempla la Ley 25.080 prorrogada

Esta Ley fue sancionada el 16 de diciembre de 1998 y promulgada de hecho el 15 de enero de 1999. Entre otros puntos sostiene:

� Las actividades comprendidas en el régimen instituido por la presente ley son: la implantación de bosques, su mantenimiento, el manejo, el riego, la protección y la cosecha de los mismos, incluyendo las actividades de investigación y desarrollo, así como las de industrialización de la madera, cuando el conjunto de todas ellas formen parte de un emprendimiento forestal o forestoindustrial integrado.

� Todo emprendimiento forestal o forestoindustrial, para ser contemplado dentro del presente régimen, deberá incluir un estudio de impacto ambiental, y adoptar las medidas adecuadas que aseguren la máxima protección forestal, las que serán determinadas por la Autoridad de Aplicación, quien a su vez anualmente evaluará estos aspectos con la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, con el objetivo de asegurar el uso racional de los recursos.

Pionera en la utilización de la Ley

El ministro de la Producción y Ambiente, Luis Basterra significó que Formosa ha sido pionera en la utilización de esta ley, logrando interesantes hectáreajes implantados en diferentes puntos de la provincia, e inclusive estableciendo apoyo local al anticipar pagos a quienes han trabajando en lotes forestados.

Inclusive se tienen nuevos y ambiciosos proyectos en torno a la norma, entre los cuales se cuenta una iniciativa que involucra a aborígenes del oeste, quienes desarrollarán una importante forestación sobre dos mil hectáreras en aquella región. Además y con esta prorroga ya establecida, a la modalidad de forestación en macizo que está en plena ejecución, ahora se le sumará la de enriquecimiento.

Justamente en esta cartera se viene trabajando de manera activa y anticipadamente sobre esta norma que acaba de ser prorrogada para acentuar las acciones tendientes a seguir aumentando las superficies implantadas, sobre todo de especies como el algarrobo.

Se explicó que el objetivo de norma pasa por fomentar el crecimiento y desarrollo del sector forestal, desde la producción primaria hasta la industrialización, disponiéndose una serie de medidas como el apoyo económico no reintegrable, entre otros, para la implantación de bosques cultivados o enriquecimiento de bosques nativos. También se alude al importante crecimiento que ha cobrado este segmento productivo, aunque se plantea que así como se extrae también debe existir una fuerte tarea de implantación, de otra manera en el futuro no se podrá cubrir la demanda. No menor resulta también el hecho de que es menester tener en cuenta la importancia de los bosques en la preservación del medio ambiente y la biomasa. Por ello, el régimen de promoción de bosques cultivados se plantea como una alternativa válida.

El Plan formoseño para incrementar el bosque nativo

El director del Programa Nacional de Algarrobo, Ing. Aníbal Verga, rescató en varias oportunidades el trabajo que realiza Formosa para aumentar la producción de algarrobo blanco con casi un millar de hectáreas sembradas y hablo del plan nacional dirigido a la domesticar las especies forestales nativas.

En una nota publicada por este medio, el profesional- que forma parte de los planteles del INTA de Córdoba, dijo que el proyecto pactado a 15 años tiene por finalidad iniciar un programa de mejoramiento genético de prosopis alba-algarrobo blanco- en la región chaqueña; desarrollar la tecnología de producción de plantas y cultivo de la especie y contribuir al conocimiento y conservación de los recursos genéticos del género en la región chaqueña argentina de la que forma parte Formosa.

"Este proyecto se propone responder a cuatro problema que hemos identificado para esta región y que tiene que ver con la escasez en la oferta de madera de calidad; la creciente presión sobre el bosque nativo; las extensiones de tierra improductiva abandonada por la agricultura y el deterioro de la capacidad productiva del bosque remanente", expresó Verga.

Verga aludió asimismo a la reforestación para mejorar la productividad de sistemas silvopastoriles en áreas marginales donde juega el material de propagación adaptado para el enriquecimiento de bosques nativos en grandes superficies, aunque bajo condiciones menos extremas donde existe la posibilidad de implementar sistemas productivos silvopastoriles con cierto grado de manipulación del ambiente como desmontes selectivos o la incorporación de pasturas.

En cuanto a las forestaciones madereras, dijo Verga que principalmente en el Chaco húmedo peor también en el sub-húmedo existe la posibilidad de implantar bosques con destino exclusivo a la producción de madera de calidad, tratándose en este caso de superficies más restringidas y con mayor proporción de manejo silvícola.

Comentá la nota