Formosa: pequeños aumentos encubiertos golpean los bolsillos.

Basta con recorrer las góndolas de los supermercados y no ser mago ni economista para darse cuenta de esto. La suba se registra en alimentos y servicios y ser. Los empresarios y comerciantes han comenzado a trasladar de manera escalonda al público los incrementos, la suba en algunos insumos y en algunos servicios, como la luz.
Desde diciembre pasado se lanzó una escalada de aumentos de precios que sigue sumando productos de primera necesidad o insumos imprescindibles para la actividad económica formoseña. Las subas inminentes, ahora, son las del pan, las tarifas de cargas y del gas por los problemas suscitados con Bolivia, más allá de la anunciada de que el Gasoducto tendrá su colocación también en Formosa.

Pero los formoseños ya vienen sufriendo varios golpes en sus bolsillos ya que también aumentaron, en distintos porcentajes, la carne vacuna que pese al golpe de la aftosa, no tiene visos de bajar de precio en el mercado interno, el pescado, los cigarrillos, y algunos productos de la canasta familiar como grasa, lácteos, fiambres, mayonesas y aceites, según afirmaron desde el gremio que nuclea a los trabajadores estatales.

A todo eso se suma el incremento de la tarifa de la energía eléctrica para los grandes consumidores, en un 7%. En el caso del gas, el aumento se definirá en cualquier momento, pero fuentes del sector ya anticiparon que subiría. La suba podría ponerse en vigencia a partir del próximo fin de semana.

Advertencia

La suba de precios podría generalizarse, por otra parte, si se mantiene o se profundiza la escasez de combustibles que ya se percibe en algunas estaciones de servicio. Los transportistas de carga advirtieron que un eventual desabastecimiento encubriría un aumento del precio ya que, aunque el combustible no suba en el surtidor, quienes compran a granel (más de 4.000 litros) tendrán que pagar, al menos 10 centavos más por litro. Se señaló que tal situación provocaría un incremento en la tarifa de los fletes y, por lo tanto, de casi todos los productos que consumen los formoseños, ya que vienen de otras provincias.

Si bien estos aumentos obedecen a distintos motivos, pueden resumirse en que se trata de un ajuste para actualizar los precios que quedaron postergados el año pasado debido a que el consumo en general apenas comenzaba a reactivarse.

Ajuste de precios

Un empresario del rubro de supermercados, que pidió no ser mencionado, admitió que los ajustes de precios se pueden hacer ahora porque el mercado lo permite. Los consumidores recuperaron algo de su capacidad adquisitiva a través de los aumentos salariales del sector privado, señaló el empresario.

Esto quiere decir que se trasladarán al consumidor los costos que las empresas tuvieron que absorber cuando se incrementaron los salarios por disposición del Gobierno nacional y cuando se registraron alzas en muchos insumos. En particular, aumentaron los productos procedentes de industrias que dependen del gas. También hubo incrementos en los precios mayoristas del hierro, de las chapas y de otros artículos que son importados o que tienen posibilidades de exportarse y que, por ende, resultan escasos para el mercado interno y por eso aumentan el precio.

El pan subiría 30 o 40 centavos

El precio del pan aumentaría en las próximas horas un 20%, según confirmaron a fuentes del sector. Esto significa que el kilo del producto, que cuesta actualmente $ 2,60, pasaría a costar $ 3,00 o $ 3,20.

Se indicó que el aumento se determinará en forma consensuada entre los empresarios, pero anticipó que es probable que se adopte, debido a que se espera una suba en el precio de la harina.

"En estos últimos días, los distribuidores mayoristas suspendieron la venta de harina porque no tiene precio, pero en dos o tres molinos, según nos informaron, ya han aplicado el aumento: la bolsa de 50 kilos pasó de entre $ 34 y $ 55 a entre $ 39,50 y $ 80 pesos", dijo.

"En negro"

Según otras fuentes vinculadas a la comercialización del pan, los precios bajos son producto de la compra de harina "en negro", de tener trabajadores "en negro" o de usar productos no permitidos, como el bromato.

Comentá la nota