En Formosa, las ofertas y acuerdos de estabilidad además de disminución en precios, mantienen las ventas estables

Las ventas minoristas volvieron a retroceder en marzo al registrar una caída de 14,8% frente a igual mes del año pasado (medidas en cantidades) a nivel nacional.
El clima electoral, la incertidumbre sobre el dólar, el temor a los despidos y el impacto de la crisis internacional, volvieron a ser factores de desaliento al consumo. Se sumó un nuevo paro del campo, con cortes de ruta, y la amenaza de otro año en conflicto.

A nivel local hubo precios estables e incluso bajas en frutas, aunque con ventas también algo complicadas. A contrapartida, en Formosa las ventas se mantienen estables gracias a la previsibilidad en acuerdos y gran variedad de ofertas

Un recorrido por locales comerciales de varios rubros marcó una tendencia totalmente diferente en Formosa, aunque con ventas estándar en otros, que mantienen su nivel de acuerdo a periodos anteriores.

Los bienes de consumo, alimentos e indumentaria no tuvieron mayores retrocesos aunque sí algunas variaciones en el modo de pago. En algunos casos, los comerciantes percibieron un mayor uso del plástico para la financiación de compras, y el uso de efectivo quedó por detrás.

El país está en baja en ventas diversas, pero en Formosa, los rubros más complicados por la caída de ventas son los vinculados a muebles. No así los electrodomésticos, productos eléctricos, materiales de construcción y servicios, según se pudo averiguar con varios comerciantes formoseños.

"El trabajo a conciencia que realizamos para poder mantener los niveles de ventas, además de tener variadas ofertas, hacen que en Formosa no se sienta la situación de crisis que existe al pasar el Bermejo nada más", aseveraron.

Créditos

La inestabilidad de mercados, dólar, clima financiero global y las cada vez más cercanas elecciones conforman un panorama que repercute en la gente impulsando a ésta a cuidar el efectivo. Dilatan compras grandes o la toma de créditos, y aplazan inversiones como ampliaciones o construcción en el hogar

. Ese es la vista nacional, pero nuevamente aquí en Formosa se marca una diferencia, la gente confía y sigue invirtiendo, además de mantener los niveles de créditos, en los cuales la situación de porcentaje de morosos es también estable.

Es esa misma retracción de la demanda de productos, la que de alguna manera ancla los precios a una estabilidad forzada, ya que los precios estables y las promociones tratan de sumar fuerzas para volver a atraer a los consumidores. Si bien los comercios en nuestra provincia no resienten las ventas, también es de destacar que en algunas ocasiones los empresarios resignan ganancias, al absorber mayores costos para mantener la oferta de productos o servicios en el mayor tiempo posible.

Las promociones y liquidaciones de temporada dan en los primeros días del mes un buen impulso a la comercialización, aunque la tendencia se mantiene por escaso tiempo.

Mercado frutihortícola

La baja de los precios de papa, cebolla y tomate no contribuyó mucho al repunte de ventas en el mercado frutihortícola, que viene con ventas en declive desde hace un par de semanas.

Los aspectos estacionales y los productos de fin de temporada empujaron el precio de frutas que ya están escaseando, según informaron los vendedores del sector.

El mercado, que normalmente también abastece a verdulerías de distintos barrios, muestra una menor actividad por el ritmo de ventas y ello implica también un retroceso de ventas en pequeños comercios del rubro, que ante pocas ventas, compran menos al frutihortícola.

El panorama nacional

La cautela en las decisiones de compras fue muy pronunciada en marzo. El público se limitó a adquirir solo en función de sus necesidades. A nivel nacional, esa conducta quedó reflejada en la venta escolar, que fue mucho mejor de lo esperado, ya que la gente no escatimó en adquirir productos que consideró necesario, pero sí ahorró en aquellos bienes y servicio más prescindibles como indumentaria, bijouterie, muebles o electrodomésticos.

Con los volúmenes de ventas actuales, la rentabilidad comercial sigue deteriorándose. Marzo es el séptimo mes consecutivo en que las ventas se retraen, en un contexto donde los costos (alquileres, tarifas, impuestos, tasas de interés) siguen en aumento.

La disponibilidad de crédito tampoco sirvió de mucho para atraer clientes, porque la gente no quiere endeudarse y de hacerlo es para aprovechar ofertas y descuentos como los que abundan en las grandes cadenas. Igualmente, en las pocas compras que se realizan, la tarjeta es el instrumento elegido, pero se utiliza con mucha precaución.

Todos los rubros que componen la oferta minorista vieron reducir sus ventas en marzo, sin excepciones. Las mayores caídas volvieron a registrarse en ‘Indumentaria’, ‘Calzados’, ‘Joyerías’, ‘Ferreterías’ e ‘Inmobiliarias’, pero también hubo un retroceso fuerte en la venta de ‘Electrodomésticos’ que dejó de ser la vedette del mercado.

Las siguientes fueron las principales variaciones en los volúmenes físicos vendidos en marzo de 2009 frente a igual fecha de 2008 relevadas en 481 comercios del país:

Consideraciones Generales

o Las cantidades vendidas por los comercios minoristas retrocedieron 14,8% en marzo 2009 frente a igual fecha de 2008. La política de control de gastos en las familias sigue retrayendo el consumo y en la medida que permanezca la incertidumbre sobe el dólar, no se espera un quiebre de tendencia.

o El deterioro en las ventas ocurrió en los 21 rubros que componen la oferta minorista, y 17 de ellos registraron caídas de dos dígitos.

o El rubro más golpeado del mes volvieron a ser las ‘Joyerías’, con una caída de 23,5% en las cantidades vendidas frente al mismo mes del año pasado. Si bien se registra cierto repunte en la demanda de oro o plata como refugio, desaparecieron las ventas para consumo personal o regalos, y por ello en el resultado final es una caída muy fuerte.

o La venta de ‘Calzados’ en tanto, estuvo completamente parada. Lo único que se vendió fue calzado escolar pero no alcanzó para compensar la falta de interés en el resto de la mercadería. Así, las cantidades vendidas en este rubro retrocedieron 22,7% frente a igual mes del año pasado, medidas en cantidades.

El calor tampoco ayudó, ya que muchos negocios habían presentado el calzado de otoño, pero el calor provocó la ausencia de interesados en compra botas o zapato cerrado.

o ‘Indumentaria’ fue otro afectado en marzo, al caer 22,4% (en cantidades) frente a marzo el año pasado.

Los negocios que dejaron de liquidar se quedaron prácticamente vacíos y peor les fue a aquellos que presentaron la colección otoño, ya que el calor alejó clientela.

Los negocios de indumentaria estuvieron liquidando desde principio de enero para captar ventas, y a fines de marzo les era casi inevitable presentar la ropa de la nueva temporada, pero el calor no dio lugar a la venta.

o En ‘Electrodomésticos’ hubo menos ofertas y descuentos, en parte por la suba del dólar y en parte por los ingresos algo más limitados de mercadería importada. Igualmente la demanda fue muy selectiva a productos puntuales, como cocinas, heladeras, aires acondicionados o ventiladores.

La venta de televisores plasmas por ejemplo, se paró a pesar que permanecieron los descuentos en precios. En el balance final del mes, los negocios de electrodomésticos vendieron en cantidades 15% menos que en marzo del año pasado. Pero como viene sucediendo en los últimos meses, las grandes cadenas se encuentran mejor posicionadas para la venta de electrodomésticos por los acuerdos con bancos, y eso margina al comercio chico.

o El rubro donde menos caída en las ventas se detectó es ‘Alimentos y Bebidas’. Las cantidades vendidas cayeron sólo 3% frente a igual mes del año pasado, y eso confirma que el ajuste del consumo del público es selectivo y afecta a los productos que considera prescindibles, que no es el caso de los alimentos o bebidas. Igualmente, volvieron las segundas marcas y el público las elige para abaratar su canasta.

o En ‘Materiales para la construcción’, ‘Ferreterías’ y ‘Productos eléctricos’ las cantidades vendidas cayeron 20,0%, 22,4% y 17,9% respectivamente frente a marzo de 2008.

Todos estos rubros están vinculados al sector de la construcción y refacciones de viviendas, una actividad afectada por la crisis. En el caso de la construcción, si bien hubo cierto repunte en la actividad en febrero y marzo, muchas empresas constructoras acumularon insumos en meses anteriores protegiéndose de mayores subas en los costos, lo que explica en parte la dimensión de la caída en la ventas de esos productos.

o Un rubro que continuó paralizado en marzo son las inmobiliarias, con una caída de 20% en las cantidades vendidas. La venta sigue paralizada, porque los vendedores no bajan los precios (en algunos casos hasta los suben) y los compradores esperan un ajuste que por ahora no llega.

En el caso de los alquileres, aumentó la oferta pero con escaso interés por el lado de la demanda, que se nota sobre todo en alquileres comerciales donde está costando mucho alquilar los locales que quedaron desocupados en los primeros meses del año.

Comentá la nota