Formosa junto a las provincias del NEA-Litoral acordaron comité de acción ante posibles crecidas

El gobernador formoseño Gildo Insfrán tomó parte junto a sus pares de la región norte del país, de la reunión presidida por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido donde quedó conformado un comité de acción permanente a fin de activar medidas preventivas contra emergencia hídricas que pudieran producirse a partir de desbordes de los ríos
Formosa, Entre Ríos, Chaco, Corrientes, Misiones y Santa Fe son los estados que acordaron ser parte de este órgano que además de coordinar medidas de prevención ante posibles crecidas de los ríos, trabajará en una actualización permanente de información y asesoramiento del Servicio Meteorológico Nacional para la precisión de los pronósticos pertinentes.

Tomaron parte del encuentro los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de Entre Ríos, Sergio Urribarri; de Santa Fe, Hermes Binner; y el interventor del Instituto Correntino del Agua, Mario Maruja, donde analizaron la situación hidrológica de la cuenca de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay.

Encuentro

En el encuentro también estuvieron presentes el subsecretario de Recursos Hídricos, Fabián López, y el presidente del INA, Raúl Lopardo, según se informó en un comunicado.

Entre los temas abordados se presentaron las nuevas herramientas tecnológicas disponibles, como la potencialidad de las imágenes satelitales de radar del sistema SIASGE (Sistema Ítalo-Argentino para la Prevención de Emergencias) de la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales).

Valoración

Asimismo, los gobernadores valoraron la iniciativa del Ministerio de Planificación Federal y la Subsecretaría de Recursos Hídricos de trabajar con anticipación en la generación de información y coordinación para la toma de decisiones.

De este modo, hubo total consenso respecto a que después de varios años de sequía ha aumentado la vulnerabilidad y la ocupación de las áreas de riesgo a inundaciones. Por lo tanto, se acordó sobre la necesidad de actualizar la información sobre los niveles de alerta y evacuación en cada una de las localidades.

"Para Formosa esta propuesta viene a sumar dentro de las estrategias diseñadas en materia de acciones de prevención contra potenciales emergencias climáticas, siendo la de inundaciones una de ellas", fue subrayado.

Se recordó que localmente se verifican el estado de las defensas ribereñas y estaciones de bombeo de esta capital y la de Clorinda, las cuales fueron mejoradas integralmente, para que ante un requerimiento de tener que operarlas, puedan evacuar sin contratiempos los volúmenes de agua de excedentes.

Prevén crecidas

Se prevén precipitaciones de normales a superiores a lo normal, con alta variabilidad espacial, en el Sur del Litoral, Noroeste argentino, Sur de Bolivia, República Oriental del Uruguay y Oeste de Paraguay, destacándose la persistencia de posibles lluvias por encima de lo normal en el centro-norte del Litoral, Este del Paraguay y Sur de Brasil.

Así lo informó la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación y el Instituto Nacional del Agua.

Por otra parte, el mismo informe señaló que la condición hidrológica actual de la cuenca del Paraná y la perspectiva climática plantean un escenario de aguas altas para el verano.

En consecuencia, se espera el desarrollo de una crecida de verano desde la alta cuenca que podría ser significativa y agravar la situación ya observada en el tramo argentino del río. Los afectados en forma más severa serían los productores ganaderos de márgenes bajas e islas, aunque también se irán afectando gradualmente las zonas urbanas bajas.

Se indicó también que si bien la mayor actividad se trasladó más al Sur, la condición de la alta cuenca del río en Brasil siguió siendo caracterizada por suelos saturados y embalses en niveles altos, con escasa capacidad de retención.

La perspectiva climática indica que se desarrollarían las lluvias sobre la alta cuenca del río en el trimestre de diciembre 2009 a febrero 2010, conformando la crecida de verano que podría ser esta vez significativa, agravando la situación de aguas altas en todo el tramo argentino del río.

Acotar daños

Se recordó que la provincia, que a través del coordinador ejecutivo de la UPCA, Rafael Silva, ocupa la presidencia del Consejo Hídrico Federal (COHIFE), reimpulso una serie de acciones a fin de diseñar estrategias tendientes a proteger a poblaciones ribereñas.

El mismo Silva sostuvo que el estado formoseño viene dando un buen ejemplo de cómo trabajar en este tipo de temáticas que hacen a disminuir y acotar los daños que provocan las sucesivas inundaciones, y al mismo tiempo deslindar espacio de dominio público de los márgenes de carácter privado en un marco de seguridad integral, con la intervención dentro de un ambicioso plan de colonización que se ejecuta en la zona del bañado La Estrella, el cual incluye la titularización y mejoras en general.

Aunque también en otras zonas de la provincia, tanto a las márgenes del río Paraguay como de otros cursos, inclusive espejos de agua interiores, como sucede en otros estados del país, se presentan condiciones no deseadas, por lo que se hace necesario por ejemplo establecer las distintas líneas de riesgo hídrico y las restricciones al uso del suelo, dado que por ejemplo se dan escenarios de asentamientos en valles de inundaciones que merecen ser corregidos.

Este propósito se orienta a avanzar en torno a crecimientos urbanos hacia los lugares mas elevados topográficamente, de modo que ante la ocurrencia de crecidas de los ríos o sus afluentes no se provoquen daños por inundaciones, para lo cual justamente, es que profesionales, académicos, técnicos y funcionarios de todos los organismos hídricos y vinculados a esferas catastrales por ejemplo, plantearan los diversos problemas que afectan a cada una de las provincias argentinas para tratar de encontrar soluciones.

Comentá la nota