Formosa es el estado argentino donde más disminuyeron pobres e indigentes

Tomando los indicadores de pobreza e indigencia registrados en el segundo semestre del año 2008 en Formosa, según los datos surgidos de la encuesta permanente del INDEC, los mismos no sólo representan los valores históricos mas bajos que se han registrado en la provincia, sino que además, pasó a ser el conglomerado que mayor descenso tuvo en todo el país en estos sensibles segmentos sociales.

Así lo certificó el director de Estadísticas, Censos y Documentación, Ricardo Oviedo, quién al puntualizar los datos, explicó en principio que los mismos corresponden a la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, en este caso de los últimos seis meses del año pasado, de donde surgen claramente "que se ha ido acentuando una tendencia marcada en esta misma línea de mejoría sostenida".

Para corroborar lo afirmado, afirmó que "en el último año se verificó un 7,9% menos de hogares bajo la línea de pobreza, y si tomamos los últimos seis años, presentan una disminución total del 77,40%, al pasar del 58% al 23% actual", agregando que "respecto a las personas bajo la línea de pobreza, el descenso anual fue del 11,1%, llegando a una 70,11% la reducción total si tomamos seis años atrás, dado que se pasó de un 78,3% al 23,4%".

Trazando idéntica comparación de uno y seis años, en este caso sobre hogares bajo la línea de indigencia, precisó que la disminución fue del 2,80% y en un 93,47%, puesto que del 39,8% se redujo drásticamente a un 2,60%". Al mismo tiempo y en lo que hace a las personas bajo la línea de indigencia, en el último año se verificó un 4,40% menos, tomando en este caso los seis últimos periodos anuales en este mismo segmento, "presenta una disminución de un 90,53%, pasando del 45,40% al 4,30% actual".

Dejando atrás la pobreza estructural

Para Oviedo, "estos indicadores tiene un directo correlato con la mejora en la calidad de vida de la gente, que es producto a resultados concretos y efectivos de la una política integral de inclusión social y económica desarrollada por la gestión del gobernador Gildo Insfrán".

"Se están desarrollando las infraestructuras básicas que permiten ir dejando atrás y de manera definitiva la pobreza estructural", enfatizó, significando que "en poco más de una década, miles de familias han accedido a pavimento, viviendas con todos los servicios, conexiones cloacales, desagües pluviales, agua potable, energía eléctrica, a la educación, salud y otros beneficios de apoyo a sus actividades privadas. Es decir un conjunto de mejoras sustanciales que le han posibilitado este salto cualitativo en las mejores condiciones de miles de formoseños".

Para Oviedo, otro ejemplo clarificador que resume esta mejora social, es el hecho de que Formosa, pese a estar rodeada de provincias y países donde el dengue viene azotando fuertemente, aquí ello no ocurrió. "Es evidente que la provincia se encuentra en una mejor situación en el contexto nacional, de ahí que las mejoras en varios indicadores socio-económicos exhiben se han ido maximizando en los distintos segmentos de la comunidad".

Aunque no hizo alusión específica a ello, si uno observa los mismos indicadores de nuestra región (cuadro), Formosa presenta los valores más bajos del promedio del NEA en pobreza e indigencia. Por ejemplo a nivel regional los hogares pobres se encuentran en el 20,50% (en la provincia el 15,80%), las personas pobres en un 28,70% (aquí el 23,40%), indigencia en hogares en el NEA es del 6,40% (Formosa el 2,60%) y personas indigentes en la región es del 8,60% (en la provincia el 4,30%).

Insistió en marcar el titular de Estadísticas y Censos en "los réditos de las políticas del modelo formoseño que han permitido afirmar la cohesión social en la provincia y conseguir un mejoramiento ostensible de los índices sociales a partir del criterio del gobernador de que el ser humano es el centro y fin de su propuesta transformadora".

"Todos los indicadores han mejorado en nuestra provincia, absolutamente todos si los comparamos con los del año 1995", sostuvo, sobre todo significó el hecho de que "Formosa detenta el índice de desarrollo humano mas alto del norte argentino, un indicador que engloba aspectos laborales, educativos y sanitarios".

Otras evoluciones

Al actualizar la evolución de los índices sociales en materia educativa, sanitaria y laboral, indicó: "la expectativa en años, o sea el promedio de vida de un formoseño al nacer en 1995 era de 69.4 años, hoy es de 72.8", dijo a modo de ejemplo inicial.

Avanzó señalando que "en materia educativa dijo el analfabetismo era doce años atrás del 8,3 % y hoy estamos en un 3,2 %, y que la matriculación y la retención escolar han experimentado un alto crecimiento, y ha disminuido la repitencia, señalando que "no es producto de la casualidad sino de una mirada atenta del estado ya que el gasto publico sectorial con respecto al producto bruto geográfico fue en 1995 de 10,58 y en la actualidad es de 13,5 cifra que a su criterio evidencia el compromiso que ha tenido esta gestión con la educación".

Comentá la nota