Formosa está entre las cuatro provincias que más días de clases tienen al año.

Un informe nacional conocido en las últimas horas en una suerte de escenario en materia educativa a casi un mes de iniciado el ciclo lectivo 2009, y donde se alude a los conflictos docentes que paralizan las clases en algunas provincias, se situó a Formosa entre los cuatro estados argentinos donde menos paros hubieron desde 2007 a la fecha con lo cual los escolares formoseños se cuentan entre los que más días de clases tienen en el país.
Justamente el diario La Nación pone en duda el dictado de los 180 días de clases exigidos por ley en siete provincias, situación que afectaría a unos 1.4 millones de alumnos, producto de "la frenética seguidilla de paros docentes".

"Formosa, Chubut, La Pampa y Misiones son las que menos paros han tenido desde 2007. Por citar una comparación, en lo que va del año, los chicos formoseños tuvieron un 26 % más de clases que sus pares de Río Negro, que es una de las provincias con más altos porcentajes de alumnos que repiten en el secundario", puntualiza el diario porteño.

Incluso el ministro de Educación de Nación, Juan Carlos Tedesco, advirtió que "las propias provincias tendrán que dar respuestas y recurrir a las vías tradicionales para cumplir con la ley: recuperar los días de clases perdidos, eliminar asuetos o dar algún tipo de actividad complementaria". Pero se cuidó muy bien en aclarar que la decisión de recuperar las clases perdidas es resorte de cada jurisdicción y no está en sus manos.

Del mismo modo, fue significado que provincias como la de Formosa no sólo han logrado completar con los días de clases exigidas, sino que además y mercede a innovadores planes y programas, ir reduciendo brechas muy importantes, como el degranamiento, la repitencia y el cumplimiento efectivo de la educación en los niveles educativo obligatorios.

La política educativa en la provincia

Como "la piedra basal del modelo" fue calificada por el mismo gobernador Gildo Insfrán la política educativa, de ahí que se ratificara continuar profundizando las acciones diseñadas.

Es así que sólo en materia de obras, a los 53 edificios escolares abarcan una superficie cubierta de 54.879 metros cuadrados habilitados el año pasado, se le sumarán otros 68 que en la actualidad están en ejecución por más de 104.000 metros cuadrados.

Aunque no sólo se trata de infraestructura, dado que se proseguirá con las tareas tendiente a favorecer una educación inclusiva, adecuando los establecimientos para comprender a niños y jóvenes con capacidades especiales.

Al apelarse a estadísticas, desde 1995 a la fecha se amplió en un 40% la matrícula escolar al indicar que son 207.419 los formoseños que están escolarizados y requieren servicios educativos.

En el mismo período se ha incrementado la tasa de retención: 17,4% en la educación primaria, 3,3% en la secundaria. Además, bajó la repitencia 3,8% y 6%, respectivamente.

Comentá la nota