Formosa, entre las cuatro provincias con mayor Ahorro Fiscal Consolidado

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) difundió ayer los nuevos índices de la inflación. Según el organismo, los alimentos básicos se mantuvieron prácticamente estables durante 2008, cálculo suficiente para determinar que la inflación anual fue sólo del 7, 2 %, luego de que en diciembre pasado los precios subieran 0,3 por ciento.
La inflación anual oficial publicada por el INDEC se cuadra exactamente en los valores que habían sido fijados en el presupuesto nacional y es al menos un tercio de las proyecciones que realizaron estudios privados.

Esta diferencia afecta directamente a los bonos de deuda argentinos que se ajustan por inflación y fue uno de los motivos de la caída de sus precios.

Un trabajo realizado por una consultora privada sostiene que los actuales índices de medición poseen "un lado positivo desde lo fiscal, y tiene que ver con el endeudamiento".

Los beneficios del sistema de medición actual

Es que actualmente el 41% de la deuda nacional se haya instrumentada en pesos ajustadas por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

Esta deuda tiene sus orígenes, básicamente en 2002, cuando fue necesario darle una solución a la salida del régimen de convertibilidad en una economía basada en un sistema de contratos dolarizados. El instrumento clave fue la pesificación completa de la economía, la cual alcanzó a los contratos privados como a la deuda pública nacional y provincial.

"Así, se procedió a pesificar las deudas financieras del Estado Nacional y las provincias a razón de U$S1 a $1,40, e incorporar un coeficiente de ajuste por inflación mensual mediante la aplicación del CER", sostiene el informe.

Según esta consultora, "la subestimación de la inflación responde al ahorro que efectiviza la autoridad económica al desdibujar los "verdaderos" índices del costo de vida".

En otras palabras, al subestimar los incrementos de precios, se reducen los servicios futuros de la deuda; con lo cual, se genera una reducción de los flujos a desembolsar, a medida que vencen el capital y los interés de la deuda pública nacional.

En este marco, las estadísticas oficiales exhiben una inflación en torno al 7,5% durante el 2008, mientras el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) muestra un incremento de precios en línea con el aumento del costo de vida de los consumidores del 7,9%.

Comentá la nota