Formosa, Chaco y Corrientes deberán seguir con el plan de ahorro energético

La crisis que comenzó con la avería de un transformador en la estación de Paso la Patria terminará cuando el equipo esté nuevamente en funcionamiento, mientras tanto las tres provincias afectadas del NEA deberán seguir ahorrando energía, lo que implica cortes programados.
Las voces de protesta por los cortes en el suministro de energía eléctrica, programados o imprevistos, no sólo generan reclamos en los usuarios domiciliarios sino también en el sector empresario que ya hizo su reclamo público y prevé una reunión regional para abordar la crisis, que se llevaría a cabo en los próximos días.

Mientras tanto, la empresa Transener, responsable del transformador de Paso de la Patria, señaló que aún no puede confirmar si antes del fin de semana podrá estar funcionando nuevamente la estación. Esta información implica que la crisis podría incluso durar hasta la segunda quincena de enero.

Todo hace indicar que la región no atravesaba por una situación de crisis similar desde hace varios años, para lo que habría que remontarse a finales de los 80 donde el Gobierno nacional obligó a todas las provincias a ahorrar electricidad.

Funcionarios de las tres provincias afectadas señalaron que la misma crisis que generó trastornos en los usuarios, se transformó en una oportunidad para que la Nación atienda al NEA.

Las obras que de aquí en más sean necesarias, deberán negociarse con la Nación y seguramente con los organismos multilaterales de crédito que estén dispuestos a financiar los miles de millones que costarán las obras.

La Nación mandó decenas de autogeneradores que se instalaron en zonas estratégicas tanto en Chaco, Corrientes y Formosa. Estos equipos estarían inyectando energía en sistema regional.

También está en marcha la interconexión NEA-NOA y se prevé que este año se licitarán más obras, sobre todo en las jurisdicciones para ampliar la capacidad de transporte de energía hasta los hogares.

Por su parte, la empresa Transnea llamó a licitación para compra de equipamiento por casi 2 millones de dólares para colocar 11 interruptores de 132 kv, diez reles de máxima potencia y aprovisionarse de un camión con motor electrónico.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, José Leonardo Gialluca, sostuvo que no median ni deben mediar enfrentamientos entre las áreas jurisdiccionales del NEA por cuestiones que guardan relación con el uso de la energía en la región.

Si bien es cierto que la Constitución encomienda a la Defensoría de Formosa, una faceta del control y la eficacia sobre la prestación de los servicios públicos, entre los que se encuentra la prestación de la energía eléctrica, lo cual hace que velemos por los intereses de los usuarios formoseños, existe un interés común con las demás provincias del NEA, que guarda relación con el hecho de que nos encontramos interconectadas en el esquema energético nacional.

En dicho contexto hemos remarcado que, si bien, como expresan los ministros de Hacienda y Obras Públicas de Corrientes, Enrique Vaz Torres y Anibal Godoy, respectivamente, la responsabilidad primera por la actual situación energética que atraviesa el NEA es imputable a Trasnea y Transener, no debemos perder de vista la tarea de contralor que nos cabe a cada uno y preguntarnos hasta que punto una fiscalización más eficiente, desde Corrientes, en un marco de previsibilidad, podría haber evitado la contingencia por la cual atravesamos.

.

Comentá la nota