Se ha formado una pareja

Por: Ricardo Roa

A dúo, Boudou y Marcó del Pont salieron a proclamar que no corre riesgo la estabilidad del dólar. No fue por casualidad: si hay algo que el Gobierno ha hecho, desde que lanzó el Fondo del Bicentenario, pasando por arriba del Central y del Congreso y al despedir a Redrado, es agregar incertidumbre. El énfasis de ayer es como querer curarse en salud

Razonablemente, no debería haber problemas con el dólar. Según los especialistas, con las reservas que tiene el Central puede casi fijar la cotización que quiera. Pero el punto está en la desconfianza que el propio Gobierno despierta. No es gratis que las reservas y el Central aparezcan todo el tiempo en la tapa de los diarios.

Boudou y Marcó del Pont también hicieron coro para prometer que seguirá la flotación cambiaria administrada. Desde luego, administrada por Néstor Kirchner. Que teme tanto una eventual crisis financiera como aprecia tener a mano caja suficiente para alinear voluntades.

Hace tiempo que el Central tiene un sólido stock de reservas. Aún así, en los dos últimos años se fugaron más de 37 mil millones de dólares y debió vender a pasto para controlar la presión cambiaria. Este riesgo asomó ayer cuando los operadores le compraron 400 millones en el mercado de futuros.

Eso se llama expectativas y pasó el día del debut de Marcó del Pont. La lectura de todo el mundo es que con ella Kirchner se metió de lleno en el Central. Nunca Redrado fue un díscolo pero está muy presente el antecedente del INDEC.

"Jugaremos fuerte para defender el dólar y los bonos. Y pondremos sobre la mesa los recursos de la ANSeS, del Central y del Nación". Con exageraciones como ésta, el Gobierno corre el riesgo de generar desconfianza en vez de certidumbre.

Comentá la nota