«La forma de poner límites al gobierno es a través del Congreso»

En el marco de la campaña electoral que lleva adelante por la Unión Pro el segmento político que lidera Felipe Solá, visitó ayer esta ciudad Roberto Moullierón.
El ex ministro de Trabajo bonaerense, es candidato a diputado nacional y estuvo acompañado por Claudio Carnevale, quien encabeza la lista local del "Felipismo", Amílcar Natiello y Eduardo Márquez Llano.

El político hizo público el agradecimiento hacia el grupo que encabeza Carnevale por "la adhesión que tuvieron para con Felipe Solá, casi de inmediato, y el hecho de que hayan podido constituir una lista. Que estén trabajando para este espacio es muy importante", dijo, a la vez que mencionó que su visita significaba "darle apoyo a esta lista".

La Unión Pro, que se define como peronismo disidente, está conformada por distintos espacios, entre ellos el que encabeza Solá. Consultado Moullierón sobre por qué la gente tendría que optar por este segmento, opinó que "estamos constituidos en una suerte de ´unión transitoria de partidos´, que responde al reclamo de la gente, que venía pidiéndole a la oposición que se juntara y que pusiera límites a un gobierno nacional que estaba actuando de una manera que la sociedad ya no concibe: muy autoritaria, rompiendo el diálogo con distintos sectores; el conflicto más conocido es el que mantuvo con el campo, pero también se enfrentó con las fuerzas armadas, con la Iglesia, con sectores internos; trajo la transversalidad y después la rompió (…). Ese tipo de acción política no nos gusta y creo que la sociedad, que percibe las cosas mejor que nosotros nos empezó a pedir" la unión a fin de "ponerle límites a este gobierno".

Calificó como "una trampa" de parte del gobierno nacional el hecho de haber adelantado las elecciones e indicó que eso los obligó a cambiar la estrategia de trabajo, "porque pensábamos caminar la provincia, armar un espacio mucho más consolidado y luego ver qué tipo de alianzas hacíamos" y reconoció que más allá de las especulaciones lograron hacer buenos acuerdos y tener referentes en todos los distritos de la provincia. A la vez, remarcó que en Bolívar existen tres listas que dan fe de ellos. A la hora de señalar el motivo por el cual considera que la gente puede votarlos en las legislativas dijo: "porque hemos interpretado lo que quería la sociedad y porque creemos que la forma de ponerle límites a este gobierno, por ahora, es en el Congreso".

En una extensa alocución con los medios locales, el político recordó la tarea de Solá en Diputados en ocasión del debate por la Resolución 125 y opinó qué sucederá en el país entre junio y diciembre: "si al gobierno le fuera medianamente bien buscarán modificar sus actitudes, en la campaña Kir-chner dejó de gritar (…), algo empezamos a ganar". Especuló que el oficialismo "perderá bancas", ya que considera que la gente no lo apoyará con el voto, lo que significará que se "tenga que sentar a dialogar con los sectores que ganen la elección. Creo que hay que armar una agenda de discusión nacional, otra provincial, que contenga el pensamiento de toda la oposición".

Analizó que lo que la sociedad reclama son, básicamente, "tres o cuatro cosas: que se termine con los superpoderes (…)", que se tomen en cuenta distintos indicadores de la realidad nacional, ya que considera que el conflicto con el campo "desnudó distintas falencias, que hoy están en la agenda de todos". Sumó a los ítems anteriores a "la seguridad, no hay un proyecto nacional en tal sentido y hay que atacar la pobreza, porque aunque se lo oculte, ha crecido (…)".

Rescató como hecho positivo que "sectores que antes no se animaban a participar en la política, hoy lo hagan" y puso por ejemplo al campo y a los jóvenes. "Está en nosotros, los hombres de la política, tener la inteligencia para incorporarlos, escucharlos y llevar a la práctica" sus ideas.

Manifestó que entre la Alianza y los actuales frentes de oposición -prefirió no hablar de ´anti kirchnerismo´-, "hay una gran diferencia: la Alianza nació como una manera de terminar con el mene-mismo y para que el duhal-dismo, que aparecía como la fuerza que podía continuar" en la misma línea, "tuviera un límite. Pero se hizo sin discusión, sin debate, sin participación de la sociedad, fue un acuerdo entre políticos (…) pero no se dio una discusión como actualmente, cuando se responde a un reclamo de la sociedad".

Comentá la nota