No hay forma de frenar el avance de la gripe

Entrevista al ministro Pablo Yedlin. El funcionario opina que se debe enfrentar sin miedo la epidemia. La provincia aún se encuentra en una etapa previa a la enfermedad. El hacinamiento agravó la situación en Buenos Aires. Recomiendan no concurrir a lugares donde haya aglomeraciones
Habla de batallas y de la población como "socia" en la lucha para vencer al virus de la gripe A. Sabe que su imagen está en el centro de la escena. El ministro de Salud de la Provincia, Pablo Yedlin, se muestra preocupado, pero transmite tranquilidad y cuela frases ocurrentes y graciosas. Apenas se sienta, pone sobre el escritorio un frasco de alcohol en gel y se higieniza las manos. Las llamadas a su teléfono interrumpen la entrevista en varias oportunidades. El funcionario opina que en Tucumán aún se está viviendo la etapa previa de la epidemia que ya estalló en otras partes del país, especialmente en Buenos Aires. Sin embargo, no cree que el cierre de las escuelas haya sido una decisión precipitada. Por ahora, no habrá otras suspensiones de actividades, salvo que la gente no respete las recomendaciones de evitar ir a los sitios de concurrencia masiva, como los cines, teatros, shopping y boliches, entre otros.

- ¿Está de acuerdo con la declaración de la emergencia en la provincia? ¿ Qué significa?

- Sí estoy de acuerdo. La declaración de la emergencia significa que, debido a la situación de la pandemia y a la evolución de los casos, la Provincia va a poner en marcha o en juego todo lo que el Estado tiene para darle lucha a esta situación. Se va a constituir un comité de crisis integrado por todos los ministros del Ejecutivo, que quedamos en reunión permanente para evaluar las medidas a tomar.

- ¿Qué medidas se adoptaron en el Sistema de Salud para afrontar la mayor demanda de pacientes?

- Incrementamos la disponibilidad del sistema para la atención de esta enfermedad específica. Ya habilitamos una sala de internación con 40 camas en el Centro de Salud. Además de diferenciar la asistencia de casos respiratorios, restringimos las consultas que no son de emergencia en los hospitales para dar una mejor atención a las personas con gripe. Asimismo, se suspendieron cirugías para tener más camas disponibles.

- ¿La provincia va a destinar un dinero especial para combatir la epidemia?

- La emergencia es más que nada una declaración política de poner todos los recursos a disposición. Desde el punto de vista administrativo, la Provincia ya tiene una ley que prevé flexibilidad en situaciones de urgencia. Todo el dinero del Sistema de Salud va a estar destinado a la lucha de las epidemias. Además, la Nación nos envió $ 1,5 millones para este tema y también medicación y equipamiento, como respiradores.

- ¿La declaración de emergencia prevé también la clausura de algunas actividades?

- No. De acuerdo a la situación epidemiológica iremos evaluando si es necesario tomar otras medidas. Sólo se decidió adelantar las vacaciones porque había mucho temor; incluso corrían rumores de un caso mortal. Por ahora estamos desaconsejando las reuniones masivas en lugares cerrados porque son sitios de alto riesgo de contagio. Si hiciera falta avanzaremos en el cierre de otros locales.

- ¿Cómo ve la situación de Tucumán respecto de otras provincias como Buenos Aires?

- Nosotros estamos en una situación previa. Además, en Buenos Aires existen factores que hacen a la población más susceptible al mal, como por ejemplo el hecho de que allá viven más hacinados. No obstante, no hay forma de frenar la propagación de la enfermedad. En el hemisferio sur tenemos el gran desafío de enfrentar todos los virus comunes del invierno más este nuevo virus. Creo que podemos darle batalla a esta epidemia.

- ¿El miedo que se ha generado en la población ayuda?

- Para nada. El miedo es malo porque inmoviliza, no deja pensar y para prevenir la enfermedad debemos tener capacidad para razonar y movernos. La mayoría de los tucumanos no nos vamos a enfermar y la mayoría de los que se contagien no serán casos graves.

- ¿ Cuáles son los sitios de la provincia que registran más casos?

- La zona más comprometida es el Gran San Miguel de Tucumán.

- ¿Las cifras que se conocen son los números reales de casos?

- No se realizan análisis a todos los casos sospechosos, por lo que consideramos como enfermo a todo aquel que manifieste síntomas gripales. Ya no hablamos de dos gripes ni las diferenciamos, así como tampoco buscamos nexo epidemiológico para establecer un caso. A todos los que presentan síntomas se les da medicación antiviral que tiene el Ministerio.

- ¿Se puede hacer una proyección de cómo se manifestará la enfermedad en la provincia?

- Creo que va a haber más casos de gripe que otros años y que la lucha contra la influenza no será sólo en julio, sino varios meses más, incluso hasta setiembre. Con la suspensión de clases y la medicación el objetivo es que se amesete la cantidad de enfermos. No pretendemos que desaparezca el virus; es imposible. No ir a la escuela ayudará si la gente se queda en casa, no si se junta en un shopping. En esta lucha necesitamos como socio fundamental al tucumano; pedirle que se controle y que se aísle si está enfermo para evitar que se genere un aumento desmedido de casos en poco tiempo.

Comentá la nota