Forlín se suma a la lista de los defensores más buscados

Pasaría a Zaragoza a cambio de 7 millones de euros; ya se fue Roncaglia y lo pueden seguir Muñoz y Krupoviesa
Alguna vez, en 2000, le tocó a Walter Samuel, que fue vendido a Roma a cambio de 20 millones de dólares. Luego fue el caso de Nicolás Burdisso, que en 2004 emigró a Inter por cuatro millones de dólares. Con apenas un puñado de partidos en primera división, Fabián Monzón dejó Boca en 2008 para ponerse la camiseta de Betis. Ahora regresó porque, tras la crisis mundial, el club español no pudo hacer uso de la opción. El lateral izquierdo Luis Ibáñez fue comprado en un millón de dólares por Dinamo Zagreb, de Croacia, cuando apenas había sumado dos partidos con la camiseta de Boca. Clemente Rodríguez, aunque luego volvió por unos meses a préstamo para ganar la Copa Libertadores 2007, emigró a mediados de 2004 a Spartak, de Moscú, en una venta superior a los 3,5 millones de dólares.

Hoy, los ojos del mundo siguen posados en los defensores de Boca. Zaragoza acordó ayer (de palabra) pagar siete millones de euros por Juan Forlín y los dirigentes xeneizes esperan que lo dicho verbalmente se oficialice hoy mediante un fax. Hace una semana, Facundo Roncaglia emigró a Espanyol, de Barcelona, a cambio de 250.000 euros por el préstamo por un año y una opción de tres millones de euros. Y Fiorentina insiste en llevarse a Ezequiel Muñoz con una oferta tentadora: un millón de euros por un préstamo hasta mayo de 2010, con una opción de compra por el 50% de su pase en seis millones de euros.

En el caso de Muñoz hay distintas opiniones entre los dirigentes. El presidente Jorge Ameal y el manager Carlos Bianchi quieren que el central, que se recupera de una operación en los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, se quede porque lo quieren ver con la camiseta de Boca. Están convencidos de que es uno de los mejores proyectos para la defensa. Hay otros dirigentes que, seducidos por los millones de euros, hacen fuerza para que el club acepte la propuesta de Fiorentina. No es el único punto a tener en cuenta. Real Madrid tiene la prioridad sobre Muñoz, por lo que una vez que Boca decida su venta, deberá darle un lapso de cinco días al conjunto español para que iguale la oferta de Fiorentina. Según se pudo averiguar, al Virrey no le gustará si el lunes regresa al predio de Casa Amarilla y se entera de que Muñoz fue vendido...

Hay más: hace poco, Gabriel Paletta se ganó la titularidad para Alfio Basile, pero tenía un préstamo acordado con Palermo y al final el pase no se hizo por unas diferencias de criterio en la revisión médica del club italiano. Hace una semana, los dirigentes rechazaron una oferta de tres millones de euros de un club alemán por Gastón Sauro.

En el ámbito local, Tigre se llevó al lateral Carlos Fondacaro, y Rosario Central está muy interesado en Juan Krupoviesa, quien hoy (en las preferencias del Coco) está detrás de Morel Rodríguez y Monzón.

En este contexto, parece que la postergación en el arranque del campeonato a Boca le sirve para terminar de definir sus movimientos en cuanto a las altas y bajas para el segundo semestre. Ayer circuló una versión de que si Boca vendía a Forlín y a Muñoz con ese dinero iría en busca de Gonzalo Bergessio. El delantero de San Lorenzo es el sueño de Basile para reemplazar a Rodrigo Palacio, que fue vendido a Genoa, de Italia. No será una operación sencilla, pero confían en que, con ese ingreso de dinero, por lo menos se puede hacer el intento. Incluso al Ciclón le interesarían algunos futbolistas xeneizes para incluir en la negociación.

* Dos tantos de Palermo en Casa Amarilla

Ayer, los titulares les ganaron a los suplentes 2 a 0 con tantos de Palermo. El equipo formó con Abbondanzieri; Ibarra, Sauro, Forlín y Krupoviesa; Chávez, Rosada, Insúa y Riquelme; Mouche y Palermo. No estuvieron Cáceres, Battaglia y Medel (con sus selecciones) ni Paletta y Morel, con molestias.

Comentá la nota