En forestoindustria, prevén que el primer semestre de 2009 será duro

Posadas. Alejandro Arrieta conoce el mundo porque su posición como gerente de una firma que exporta lo ubica en ese sitial: poder viajar y ver. Y también para distinguir el horizonte un poco más adelante sobre la crisis que ha ennegrecido el cielo de los negocios y la economía mundial.

Arrieta estuvo en Posadas y se animó a vaticinar que el año que viene será más duro aún de lo que fue el presente para la forestoindustria y que la primera mitad será el punto de inflexión.

Como una firma abastecedora de máquinas para industrializar maderas (ver aparte), el Grupo Linares está en contacto con clientes que reflejan esta realidad.

“¿Qué nos dicen los clientes por la crisis actual? Bueno, ellos (también) se preguntan qué va a pasar. La duda es cuándo se despertarán los grandes jugadores -donde sobre todo Brasil, pero también Chile y Argentina- son los grandes proveedores: molduras, machimbres, madera en general. Como la construcción está totalmente parada, no hay importación (desde Estados Unidos) de molduras sudamericanas”, adelantó.

La cuestión es si se tocó fondo, se le consultó a lo que no se animó a responder. “Ojalá que se haya tocado”, fue su única expresión.

“Uno trata de ser optimista y a la vez tiene que ser realista. Creo que 2009 va a ser un año de transición y con un primer semestre difícil, por más que va a haber un nuevo gobierno en EEUU y ya sabemos que es un país que rige a los mercados a nivel mundial”, estimó.

En ese sentido, su sensación es que va a tardar un año para que se vuelva a despertar EE.UU.

Y también que hay otro gran jugador que fue 'creado'. “Es una especie de 'monstruo' que es China creado por los norteamericanos. Y ellos están tomando el mercado cada vez más: no sólo como proveedores sino como consumidores”.

Aventuras cordobesas en China

El Grupo se fundó en julio de 1953 por José Héctor Linares

“Estamos en Córdoba, y tenemos nuestra sucursal Shangdong, Weihai, con 25 personas chinas y otras diez de Córdoba, entre ingenieros, y personal de control de calidad”, recordó.

“Visité Shangdong en 2007 para verificar la producción porque tuvimos algunos envíos grandes a otros países. “Algunas máquinas como moldureras y machimbradoras se fabrican en China y lo que es más sofisticado (finger-jointers) por el tipo de tecnología está fabricado en Córdoba”

La pregunta surgió casi naturalmente: ¿Cómo era la vida de esos argentinos en esos lugares ignotos?

Arrieta dijo: “La vida en China es muy especial: es otra idiosincrasia, otra cultura, otros alimentos, otro clima: muy cálido en verano y muy frío (de 20 a 30 grados bajo cero, en invierno). Sobre todo en esta provincia no es muy occidentalizada, como Shangai o Pekín. Allí nadie habla una palabra en inglés. Pero ellos por suerte el chino hace un esfuerzo por comunicarse y es gente muy amable”.

Un ejemplo

Grupo Linares es una industria nacional que fabrica máquinas (es decir, bienes de capital). Se fundó en 1953. Cuenta con una planta de 5000 metros cuadrados en Córdoba.

Y es la única del país que exporta maquinarias a Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia y Japón.

El Grupo Linares logró instalar una planta industrial en China de 1200 metros cuadrados en la provincia de Shangdong a través de un joint-venture con la empresa china Dongwei Wood Eorshing Machinery.

Comentá la nota