La forestoindustria confía que este año habrá reactivación.

Apicofom apuesta a los planes de obra pública para motorizar el rubro interno con la construcción de casas de madera. Y que sus efectos positivos se verán en dos meses.

posadas. El sector forestal, que sigue con bajas exportaciones al igual que el año pasado y poco consumo interno de madera, ahora pone sus expectativas en los planes del Gobierno que buscan promover la demanda maderera a través de las obras públicas.

Pedro López Vinader, en su carácter de presidente de la Asociación de Productores Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Nordeste de Corrientes (Apicofom) sostuvo en diálogo con este medio que las exportaciones “siguen en baja, al igual que a fin del año pasado” y que con el mercado interno la demanda también se mantiene estancada, “fundamentalmente es baja la demanda de productos que tengan que ver con la construcción”, puntualizó.

Aumento del consumo

No obstante, considera que el plan de construcción de viviendas de maderas para tareferos que comenzará el mes próximo traerá un gran alivio al sector foresto industrial, al igual que el plan federal de viviendas de madera y de material que también estaría próximo a ejecutarse.

“La crisis sigue”, sostuvo el dirigente maderero. “Estamos buscando los métodos para paliar la caída y fomentar el consumo interno es lo que se ve como alternativa”, destacó.

“En 60 ó 90 días va a haber un aumento del consumo interno de la madera por la construcción”, estimó entre optimista y esperanzado.

Sin embargo advirtió que un verdadero repunte de la economía del sector llegaría paulatinamente hacia fines de 2009 o principios del 2010.

“Estos son las previsiones -aclaró-, porque los precios externos están muy bajos, están muy por debajo de los costos y hay un gran aumento del mercado interno”, disparó.

Y añadió que hace cuatro años vienen creciendo los costos de la producción, y que desde hace dos años a esta parte la inflación fue mucho mayor, además que “el precio del producto en el exterior bajó más de un 50%”.

Es por eso que López Vinader sostiene que “por más que hoy se exporte madera, la rentabilidad no alcanzaría para cubrir los costos de producción”.

En cuanto a las plantaciones, refirió que la cantidad de hectáreas forestadas se mantienen estables pero que no creció la cantidad al mismo ritmo que en 2007, pero que no es aconsejable hacer una proyección sobre la evolución de la superficie forestada para este año, ya que recién en mayo es la época tradicional de plantación.

Una buena corriente

El presidente de la Asociación Productores Industriales y Comerciante Forestales (Apicofom) identificó a la foresto industria como uno de los sectores más castigados por el aumento de la tarifa eléctrica.

“En cuanto a la cuestión energética tenemos que buscar electricidad en abundancia y a mejor costo”. Estimó que se tendría que terminar Yacyretá o desarrollar otras fuentes alternativas, y subrayó que ve con buenos ojos que el Gobierno subsidie el consmo, ya que “el problema energético afecta en gran parte a la industria, y sobre todo a la foresto industria, que es la que más se desarrolla en Misiones”, finalizó.

Comentá la nota