El FCS y los "foráneos".

La noticia, el humor contrario que despierta la polémica Catalina Krapp, más el hartazgo social por la recurrencia del Gobierno en ubicar en cargos relevantes a personas foráneos hizo estallar en varias radios el debate por los foráneos; sin embargo nadie cae en la cuenta que es el FCS quien despotrica contra los foránea antes de cada elección, pero luego los prefiere a cualquier catamarqueño.
Envuelto en un bochorno político del que no parece poder salir indemne, el gobierno de Eduardo Brizuela del Moral parece ahora decidido a desprenderse de Catalina Krapp. Esa versión corrió fuerte ayer tras conocerse la decisión de Fiscalía de Estado de avanzar en un sumario por el último escándalo que protagonizó la Funcionaria (hasta se mencionó una sucesora, una mujer santiagueña que trabaja en un hotel céntrico).

La noticia, el humor contrario que despierta la polémica Secretaria de Turismo, más el hartazgo social por la recurrencia del Gobierno en ubicar en cargos relevantes a personas foráneos hizo estallar en varias radios el debate.

La mayoría de las posiciones de los que se comunicaban y lograban salir aire, eran condenatorias para Krapp y otros tantos figurones que no son catamarqueños y que a pesar de eso, o por eso mismo, ocupan cargos importantes en las sucesivas gestiones de gobierno del FCS.

Hubo también quienes, con razón claro, alegaban el derecho de cualquiera, aunque fueran personas foráneas, de ocupar cargos importantes en nuestra provincia.

Nadie hasta ahora puso el acento en esos debates en que la fuerza de gobierno, el FCS, pone sobre el tapete antes de cada elección en la peligrosidad de las personas foráneas que visitan Catamarca. Pasó antes de la ultima elección del 8 de marzo; cuando vino la presidenta Cristina Kirchner, el ministro Javier Silva y otros funcionarios encargados de la seguridad en la provincia, se instalaron esa jornada en radios para advertir a los escuchas sobre la presencia de "foráneos" y los "cuidados" que debían tomarse por esas presencias. Para reforzar el temor que infundía, "justo" ese día, el diputado Juan Pablo Millan sufrió la rotura de su camioneta 4X4 a manos de desconocidos; coincidencias que le dicen.

Sin embargo, pasadas las elecciones, no solo esta ultima de marzo, sino todas las de las ultimas dos décadas, en el mismo FCS quien recurre sin vergüenza alguna, ni menos responsabilidad, a personas foráneas para que ocupen cargos relevantes del Estado catamarqueño. Ejemplos hay cientos, de personas que llegan a Catamarca "con una mano atrás y otra adelante", como se dice vulgarmente, y que aquí repentinamente logran un muy buen pasar económico, pero que su paso por la gestión publica deja mucho que desear; insistimos, ejemplos hay cientos.

Comentá la nota