Fontana: Empleados tomaron el edificio de la comuna por tiempo indeterminado

Luego de un mes el reclamo salarial se endurece. Los trabajadores mantienen el paro por tiempo indeterminado y se resienten los servicios como la recolección de residuos, y trámites administrativos varios como así también el cobro de los diversos tributos.
A hora temprana los trabajadores debatieron en una asamblea la forma de endurecer aún más el paro por tiempo indeterminado que realizan desde el martes pasado, en reclamo de un salario básico de 1.200 pesos. La toma del edificio fue una de las propuestas que se analizó, como así también retirar los servicios mínimos que se estaban prestando.

El motivo de la reacción de los ánimos de los trabajadores es que como intento de presión el Ejecutivo municipal les retiró el servicio de la proveeduría.

Pero además del reclamo salarial, los trabajadores denuncian una serie de desmanejos con los fondos públicos y una mala gestión del intendente Clide René Briansó.

Las protestas comenzaron con paros sorpresivos hace aproximadamente un mes, que fueron interrumpidos por reuniones de conciliación obligatoria a través de la Dirección Provincial del Trabajo. La misma se dio por decaída ante la ausencia de una propuesta concreta por parte del jefe comunal.

A partir de allí, la protesta se retomó el pasado martes, donde en asamblea los integrantes del gremios decidieron comenzar un nuevo paro por tiempo indeterminado.

Por ello, se decidió la profundización de la medida de fuerza con una toma del edificio.

Son un total de 143 trabajadores de planta que tienen un salario básico de 800 pesos y 27 contratados de servicio con un salario de 600 pesos por mes.

‘‘El Ejecutivo por su parte, tiene nueve asesores que ganan más de 5 mil pesos mensuales y el intendente recibe otros 7 mil, por eso pedimos un gesto por parte del intendente de que baje los gastos superfluos y así de podrá brindar una respuesta concreta a los reclamos que venimos haciendo desde hace un mes”, señalaron los dirigentes gremiales.

Los dos gremios unidos

El titular del Suoem Fontana, Isabelino Segovia, dijo que “la toma de todo el municipio, se realiza en forma pacífica y así continuaremos hasta que se nos acerque una propuesta que los dos gremios analizaremos en conjunto, porque ahora la lucha está más unida que nunca”. La medida fue acordada por los trabajadores luego de que fracasaran las reuniones de conciliación y rechazaran por “insuficiente” la propuesta de mejora salarial que presentó el intendente Briansó. El conflicto en el municipio de Fontana lleva más de un mes. Cerca un 90 por ciento del personal está adherido al paro convocado por el gremio, indicó Segovia, por lo que la casi totalidad de los trámites están suspendidos.

Los trabajadores reclaman una recomposición salarial que lleve el básico de la categoría inicial a1200 pesos. El dirigente sindical Isabelino Segovia dijo que la oferta del intendente consistió en otorgar 200 pesos, no bonificables, para las categorías 0 a 11, y 100 pesos al resto de los empleados que revisten en las demás categorías. El básico actual de un empleado municipal de la categoría más baja es de 800 pesos, aunque con los descuentos de rigor se lleva de bolsillo unos 600 pesos, remarcaron los dirigentes de ambos gremio municipales.

Mas denuncias sobre el intendente

Los gremialistas sostienen que la falta de una política tributaria en el municipio, y un manejo “poco claro” de los recursos impiden contar con los fondos que podrían destinarse a la mejora de los sueldos.

“No existe una política tributaria en Fontana. El intendente directamente no se preocupa por el cobro de los impuestos, y así no hay ningún municipio que sea viable”, dijo Segovia, y señaló que sólo un 5 por ciento de los contribuyentes de Fontana está al día con sus obligaciones tributarias.

Sobre llovido mojado

El dirigente también cuestionó “la falta de transparencia en el manejo de fondos del municipio”, y aseguró que existen irregularidades, como la contratación de un furgón Traffic por pedido del intendente. Segovia dijo que, en teoría, el vehículo fue contratado para cumplir con “servicios varios de transporte y traslado”, pero asegura que al furgón nunca se lo vio en el municipio, pese a que por ese servicio la comuna paga unos 770 pesos por semana.

Los trabajadores se instalaron en el patio trasero donde organizaron una olla popular preparando su almuerzo y además anunciaron que en breve comenzarían a armar las carpas para pasar la noche en el lugar, a la espera de que el intendente Briansó les acerque una oferta concreta que permita destrabar el conflicto.

Comentá la nota