Los fondos de Nación serán para repavimentar y no para pavimentar, como piden los vecinos

Lo reiteró ayer el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri. La comparación indica que una calle repavimentada le cuesta al Estado un 70% de lo que insume una pavimentada.

El secretario de Planeamiento y Obras Públicas del Municipio, Mario Civalleri, reiteró ayer que los 10 millones de pesos que llegarán desde el Estado nacional serán destinados “exclusivamente” para la repavimentación de calles, y no para avanzar con la pavimentación de arterias de tierra que reclaman vecinos de distintos puntos de la ciudad.

Consultado ayer por Multimedios El Eco, Civalleri reiteró que los fondos que bajarán desde el Estado nacional serán destinados “exclusivamente a repavimentación de las calles, por una cuestión de costos que hemos evaluado desde el Gobierno”.

Para tener una idea, el funcionario explicó que la relación entre una o la otra opción es difícil de determinar exactamente, pero señaló que “una calle repavimentada requiere una inversión del 70% de lo que costaría una pavimentada, a la que siempre hay que sumarle otro tipo de base y cordón cuneta”.

La expectativa de varias zonas de la ciudad que vienen pidiendo pavimentación, creció tras el último anuncio. Miguel Lunghi informó ayer que el Municipio podrá desarrollar las obras de repavimentación de 50 nuevas cuadras sobre calles y avenidas de la ciudad, que se sumarán al plan local actualmente en marcha, a partir del financiamiento otorgado por el Estado nacional por un monto cercano a los 10 millones de pesos.

El jefe comunal confirmó la llegada de los fondos desde la Capital Federal, luego de firmar el convenio específico con el subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal de la Nación, Carlos Kirchner, con quien mantuvo un encuentro poco después del mediodía de ayer.

Lunghi viajó junto al jefe de Gabinete, Carlos Fernández, y al secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri.

“A los trabajos de repavimentación en marcha se sumarán 50 cuadras nuevas del casco urbano para hacer este año, que serán financiadas por la Nación y licitadas por el Municipio, de acuerdo al convenio que acabamos de firmar”, explicó el Intendente.

Lunghi destacó que “estos fondos son parte del acuerdo marco que teníamos con la Nación desde 2005 específicamente para estas obras, y van a permitir darle un ritmo y rapidez mayor a la renovación de los pavimentos urbanos, pero sobre todo posibilitarán comenzar a trabajar paulatinamente sobre avenidas importantes y con un gran deterioro, cuyo costo de realización es muy superior al de una calle”.

El jefe comunal agregó que “hoy firmamos el convenio con Nación para que el Municipio realice la licitación en pocas semanas; la idea es adjudicar y desarrollar la obra durante este año, ya que tiene un plazo de ejecución de 8 meses”.

Lunghi resaltó que “es muy importante mantener en Tandil el ritmo de obra pública, con la repavimentación, el gas, el agua, las cloacas, porque generan movimiento económico y puestos de trabajo en este contexto de crisis”.

Otra realidad

Con las particularidades de cada caso, que se podrían profundizar teniendo el grado de menor o mayor relación con el kirchnerismo, al menos en materia de anuncios de obras la realidad de los distritos del interior es bien diversa.

El intendente de Olavarría, José Eseverri, puso en escena el mayor recurso político del año electoral: anunció el más grande plan de obra pública que haya anunciado nunca un mandatario municipal de esa ciudad.

Será con 176 millones de pesos de total aporte nacional para 1.000 casas, decenas de kilómetros de acceso a la ciudad y a las localidades, el fortalecimiento de una nueva red de comunicación vial y 16 millones de pesos en cloacas.

Comentá la nota