Sin fondos, la Municipalidad ahora anula expropiaciones

Hay ocho inmuebles de alto valor que fueron declarados de utilidad pública; sin embargo, el Estado no tiene recursos para pagar el valor de mercado y los devolverá. Aseguran que no hay riesgos de juicios
Des­de 2005, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de­cla­ró de uti­li­dad pú­bli­ca y su­je­tos a ex­pro­pia­ción 8 in­mue­bles de al­to va­lor de mer­ca­do. Sin em­bar­go, ja­más tu­vo los fon­dos pa­ra avan­zar y pa­gar­les a los pro­pie­ta­rios los mon­tos que in­di­ca­ban las ta­sa­cio­nes ofi­cia­les. Por eso, aho­ra el go­bier­no dará mar­cha atrás y de­sac­ti­va­rá las or­de­nan­zas que de­ter­mi­na­ron que esos bie­nes de­ben pa­sar a ma­nos del Es­ta­do. Sin re­cur­sos, en rea­li­dad se es­tá ex­po­nien­do a jui­cios mi­llo­na­rios por­que los pro­pie­ta­rios tie­nen in­mo­vi­li­za­dos sus in­mue­bles.

Dos ca­sos em­ble­má­ti­cos, y que le in­su­mi­rían al Mu­ni­ci­pio unos 40 mi­llo­nes de pe­sos, son la ex olea­gi­no­sa Río Cuar­to, que tie­ne una ta­sa­ción su­pe­rior a los 20 mi­llo­nes de pe­sos, y las 4,2 hec­tá­reas que es­tán fren­te a la ter­mi­nal de óm­ni­bus y que fue­ron de­cla­ra­das de uti­li­dad pú­bli­ca a fi­nes de 2005 con la in­ten­ción de crear allí un pul­món ver­de y evi­tar que se si­guie­ran cons­tru­yen­do to­rres. Esas se­rían los dos pri­me­ros in­mue­bles que en­tra­rían en el plan de de­vo­lu­ción.

Or­de­nan­zas ba­jo aná­li­sis

"Es­ta­mos ana­li­zan­do to­das las or­de­nan­zas de ex­pro­pia­cio­nes, que son va­rias, por­que no es ra­zon­ab­le man­te­ner in­mue­bles su­je­tos a ex­pro­pia­ción cuan­do no te­ne­mos la dis­po­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Es más, la Mu­ni­ci­pa­li­dad se es­tá ex­po­nien­do a un jui­cio de ex­pro­pia­ción in­ver­sa. Por lo tan­to, es­ta­mos es­tu­dian­do cuá­les se­rían esos es­pa­cios y va­mos a po­ner una con­di­ción es­pe­cí­fi­ca: que los pro­yec­tos pri­va­dos que se ha­gan en esos te­rre­nos de­be­rán res­pe­tar es­tric­ta­men­te el có­di­go de pla­nea­mien­to ur­ba­no, sin ex­cep­ción al­gu­na", ma­ni­fes­tó Clau­dio Mi­ran­da, se­cre­ta­rio de De­sa­rro­llo Ur­ba­no.

Es de­cir, los pro­pie­ta­rios de los te­rre­nos de la su­ce­sión Ola­zá­bal, el te­rre­no fren­te a la ter­mi­nal, po­drán cons­truir allí edi­fi­cios aun­que con am­plios es­pa­cios ver­des. En 2005, la em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal Easy ha­bía fir­ma­do un pre-con­tra­to con Ar­tu­ro Gri­mal­di -pro­pie­ta­rio de la mi­tad de las tie­rras- pa­ra ins­ta­lar en esa zo­na una gran su­per­fi­cie de ven­tas. Sin em­bar­go, el go­bier­no de­ci­dió que ya ha­bía en esa zo­na de­ma­sia­da den­si­dad de edi­fi­ca­cio­nes y a fi­nes de 2005 se de­ci­dió de­cla­rar de uti­li­dad pú­bli­ca las 4,2 hec­tá­reas.

En el ca­so de la ex olea­gi­no­sa hay una ba­ta­lla di­fe­ren­te: el Mu­ni­ci­pio es­tá bus­can­do aho­ra que la Jus­ti­cia or­de­ne la de­mo­li­ción del enor­me pre­dio de diez man­za­nas.

Otro de los edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos que fue de­cla­ra­do de uti­li­dad pú­bli­ca y que no pu­do ex­pro­piar­se es la Tin­to­re­ría Ja­po­ne­sa, in­te­gra­da al com­ple­jo cul­tu­ra del Tea­tro Mu­ni­ci­pal.

-¿Pe­ro es­ta vuel­ta atrás no le po­dría ge­ne­rar jui­cios al Mu­ni­ci­pio?, le pre­gun­tó PUN­TAL a Mi­ran­da.

-No, al con­tra­rio. Co­rre­ría­mos el pe­li­gro de su­frir de­man­das si man­te­ne­mos esos in­mue­bles su­je­tos a ex­pro­pia­ción y no com­ple­ta­mos el pro­ce­so. Si no anu­lá­ra­mos la de­cla­ra­ción de uti­li­dad pú­bli­ca, man­ten­dría­mos in­mo­vi­li­za­do un bien pri­va­do sin eje­cu­tar la or­de­nan­za. Por lo tan­to, nos ex­pon­dría­mos a un jui­cio de ex­pro­pia­ción in­ver­sa y los re­cur­sos no es­tán.

Se­gún ma­ni­fes­tó el fun­cio­na­rio, no to­dos los in­mue­bles de­cla­ra­dos de uti­li­dad pú­bli­ca se­rían de­vuel­tos a sus due­ños. Pri­me­ro se ana­li­za­rá si to­da­vía se man­tie­nen las con­di­cio­nes que lle­va­ron al Mu­ni­ci­pio a in­mo­vi­li­zar los bie­nes y re­cién des­pués de­fi­ni­rá cuá­les rein­te­gra y cuá­les in­ten­ta­rá ex­pro­piar efec­ti­va­men­te.

Comentá la nota