Fondos mineros: "No aceptarlos va contra una ley nacional"

El rector de la Universidad de San Luis, José Riccardo, dijo que la decisión del Consejo Superior fue resuelta de manera democrática. También calificó como "intolerante" el escrache que sufrió el viernes. El dinero cuestionado, proveniente de la controvertida mina "Bajo La Alumbrera", ya está depositado en una cuenta de la institución.
"¿El tema?... Porque hay muchos temas en la universidad" dijo a modo de broma José Riccardo, el rector de la Universidad Nacional de San Luis, al ver a los periodistas congregados en su amplio despacho, ubicado en el segundo piso del rectorado. La ocurrencia era una manera de descomprimir la atmósfera de acusaciones que envolvió a la casa de estudios durante la última semana por la decisión por parte del Consejo Superior de incorporar al presupuesto un fondo procedente de las utilidades de la mina Bajo La Alumbrera.

Riccardo quiso dejar en claro desde el principio que la universidad no recibe los fondos directamente de una empresa minera, sino que vienen canalizados desde el Ministerio de Educación, por una ley del Congreso de la Nación, la 14.771, promulgada en 1958. Para el rector el cumplimento de la ley está fuera de toda discusión. "El Ministerio de Educación le solicita al CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) que decida la distribución de esos fondos, pero no les pide que discuta si los reciben o no, porque hay que cumplir una ley de la nación. Legalmente la universidad, y mucho menos su representante como es el rector, puede decir voy a incumplir una ley de la nación. Lo que si puede hacer la universidad es decidir que se va hacer con esos fondos" afirmó.

El Consejo Superior por lo tanto no decidió si rechazaba el dinero, sino su destino. "La discusión no fue incorporar o no incorporar. La discusión en realidad era que se hacía con los fondos" confirmó Riccardo. El dinero sería destinado a atender cuestiones que según él son de "altísima necesidad para la universidad", como el mejoramiento de la seguridad en la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia, el desarrollo de un laboratorio ambiental en el área de minería y obras en el comedor universitario de Villa Mercedes. Agregó que el aporte ya está en una cuenta de la universidad pero que "no se ha gastado un solo peso".

Si bien minimizó el escrache al que fue objeto el viernes a la noche durante la inauguración de una muestra de arte en el Rectorado, adjudicándolo a la vicisitudes de la vida universitaria y a la vehemencia propia de la juventud, remarcó que los manifestantes mostraron contra él "algún grado de intolerancia", y que se trata de una metodología de protesta que él no comparte y que nunca adoptó para dirimir diferencias. Además recalcó que no es la primera vez que la vida universitaria experimenta turbulencias por decisiones ante temas sensibles.

Riccardo subrayó que la decisión adoptada por parte del Consejo Superior fue resuelta por mayoría, y que cualquier intento de revisión de la medida deberá ser encauzado a través de los canales democráticos de la universidad. "Si hay algo que tenemos que tener en claro en la sociedad es que el mecanismo democrático no es un mecanismo cuestionable, ya que nos da las garantías que podamos tener diferencias y saber resolverlas" aseveró.

Comentá la nota