Fondo del Bicentenario, salvataje para las cuentas de Nación y provincias

Fondo del Bicentenario, salvataje para las cuentas de Nación y provincias
Es porque el rojo fiscal golpeó por igual al Gobierno central y al interior.
Ni al Gobierno Nacional ni a las Provincias le cierran las cuentas de 2010 y por eso quieren reflotar a toda costa el Fondo del Bicentenario. El objetivo es cubrir los baches de este año con parte de las reservas del Banco Central.

Al Gobierno Nacional le faltan US$ 6.569 millones para garantizar el pago de la deuda de 2010 y esto suponiendo que las cuentas del año terminen equilibradas. Esto último está en duda porque en 2009, sin considerar a la ANSeS, cerraron con un "rojo" de casi $ 22.000 millones. Y el déficit no fue mayor - superior a los $ 40.000 millones¿ porque el Tesoro contabilizó como un ingreso corriente, los Derechos Especiales de Giro (DEG) aportados por el FMI, utilidades transferidas del Banco Central e intereses del Fondo de Garantía del régimen previsional.

Los casi $ 22.000 millones deficitarios del año pasado se explican por el impacto de la crisis internacional sobre la actividad interna y los precios de exportación que perjudicaron la recaudación impositiva. Ese déficit fue financiado con mayor deuda intra-sector público. Las cuentas de las provincias también están en rojo, en un año que presentó desaceleración del nivel de actividad y aumento del desempleo".

Para restablecer el equilibrio fiscal, se necesitará una mejora de la recaudación y desacelerar el crecimiento del gasto público, básicamente a través de reducir subsidios, pero -claro- a costa de incrementar las tarifas de los servicios públicos.

Además, el Gobierno apuesta a que la reapertura del canje le permitirá alzarse con US$ 1.000 millones en nuevos préstamos de los bonistas. Aún así, y con un presupuesto equilibrado, queda un agujero de US$ 6.569 millones que, en condiciones normales, los países lo cubren tomando nueva deuda. El problema es que hoy a la Argentina le cobran 14% anual.

Para sortear ese financiamiento tan caro, a mediados de diciembre pasado, a través de un DNU, el Gobierno decidió utilizar parte de las reservas del Banco Central con el argumento de que no tiene sentido endeudarse a tasas tan altas cuando por esas reservas el BCRA recibe un interés bajísimo. Así, el Gobierno toma prestados los fondos del BCRA, reconociéndole la misma tasa (0,5%) que obtiene el BCRA en los mercados internacionales. Esa alternativa quedó bloqueada por la oposición de Martín Redrado y luego por la Justicia, que la suspendió hasta que se pronuncie el Congreso.

A partir de aquí el Gobierno tiene pocas alternativas. Por ahora ensaya reflotar el Fondo del Bicentenario pero para eso necesita asegurarse los votos en el Congreso. Y ahí entraron a jugar los gobernadores que, necesitados también de cubrir sus baches, condicionan el voto de sus legisladores adictos a que el Fondo contemple las necesidades de las Provincias. Ni lento ni perezoso, el viernes, el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández declaró que el Gobierno garantiza a las provincias que no va a dejarlas "sueltas y a merced de cualquiera que les cobre tasas de interés siderales". Y en la carrera ya se anotaron varios gobernadores.

Para 2010, las Provincias necesitan que el Gobierno les refinancie vencimientos por US$ 2.100 millones y los déficits en que deberán incurrir. Pero además, condicionan el apoyo a la liberación de partidas para gastos y obras de infraestructura.

Según cómo marchen esas negociaciones, el Fondo podría formarse con US$ 6.569 millones o más, si se incluyen nuevas partidas provinciales.

Con todo, existe el escollo de la Justicia de EE. UU. que podría embargar cuentas del BCRA si determina que el Gobierno manda sobre el BCRA. Hay un último recurso. Que el Tesoro le reclame al BCRA las utilidades de 2009, del orden de los $ 20.000 millones.

Comentá la nota