"El Fondo del Bicentenario no murió", dice Boudou

El ministro confía aún en poder pagar deuda con reservas del Central
"El fondo no está muerto y lo vamos a defender contra viento y marea." Apelando a un tono casi épico, el ministro de Economía, Amado Boudou, dijo a LA NACION que el Gobierno insistirá ante el Congreso en aplicar las reservas del Banco Central al pago de la deuda pública de 2010.

Tras el freno de la cámara, Boudou cuestionó el fallo: "No se pueden judicializar las decisiones de política económica". Y agregó que el cuestionado Fondo del Bicentenario le permitiría al país bajar las tasas de interés y fortalecer el crecimiento y el superávit, aunque la oposición y los analistas piensen lo contrario. "Eso significa no reconocer el resultado fiscal de estos últimos seis años, que se va a mantener", dijo el ministro, mientras trabajaba ayer en su despacho para avanzar en el canje de la deuda.

Junto con el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, Boudou dedicó el sábado a continuar con esta propuesta para salir del default (ya envió los papeles a Estados Unidos) y dijo que, si el Congreso deja caer el Fondo del Bicentenario, "se perderá una herramienta extraordinaria".

- ¿Qué opina de la continuidad de Redrado?

-El tema de Redrado está terminado para el Gobierno. Ya se firmó un acta que designó interinamente a Miguel Pesce como presidente y se recuperó institucionalidad.

- Esta semana, los inversores mostraron lo contrario en la licitación de Letras del Banco Central.

-El Banco Central ahora es más confiable y menos personalista.

- ¿Complica al Gobierno en términos financieros el fallo del viernes de la Justicia?

-El canje sigue avanzando, ya mandamos ayer [por el viernes] los papeles al estudio que representa a la Argentina en Nueva York para que los presente ante la SEC. Pero, igualmente, el fondo no está muerto y lo vamos a defender contra viento y marea. Cuando lo diseñamos, tuvimos en cuenta la cuestión jurídica y la norma sólo es revisable por el Congreso en términos de la ley que reglamentó los DNU [decretos de necesidad y urgencia], por iniciativa de la Presidenta cuando era senadora. Siempre los DNU se usaron para cercenar derechos de la sociedad, como con la Alianza, mientras que ahora se usan para defender a la gente.

- Pero, ¿qué van a hacer para aplicarlo después del freno judicial?

-Sucedió algo muy grave, porque un sector de la Justicia se arrogó funciones de administración y legislativas al decidir si una medida es urgente o no. La judicialización de la política en el extremo implicaría una parálisis de los otros dos poderes del Estado. Además, hubo un análisis económico de la utilización de las reservas, que tuvieron un crecimiento por encima de sus necesidades y ya permitieron el desendeudamiento con el FMI en 2006, sin tensión en el mercado financiero ni en el tipo de cambio. Y ahora encima el nivel usado es menor.

- Pero en ese momento no había dudas sobre la situación fiscal.

-Quien piense que este gobierno no va a cuidar el orden fiscal, no mira lo que logró en los últimos seis años, a diferencia del déficit de Alfonsín, de Menem y de la Alianza. Y, además, tuvimos superávit comercial récord en 2009, que tiene que ver también con la acumulación de reservas, no por el viento de cola, sino por las políticas de protección y el tipo de cambio que sostuvo las exportaciones. Y la oposición no tiene propuestas como ésta.

- ¿Por qué no cambiaron el uso de reservas por otras fuentes de liquidez del Banco Central, como sugirieron varios economistas?

-De haberse hecho eso, se hubiera caído en un festival de bonos con un proceso de alto endeudamiento. Esas propuestas son las que provocaron el colapso del Estado.

- ¿Y no existe un riesgo similar con este instrumento?

-Al menos está el margen de duda.

- El diputado Carlos Heller pidió que se especificara en el presupuesto el destino de los fondos si se aprueba el DNU.

-Esto tiene un solo destino y uso: pagar la deuda a organismos multilaterales y a los acreedores privados. La discusión clave es si nos vamos a endeudar al 14 por ciento o si vamos a bajar la tasa para poder crecer.

- ¿Puede recuperarse el precio de los bonos?

-Respecto de julio avanzamos mucho. Y subirán más si se implementa en forma plena el Fondo del Bicentenario.

-¿De lo contrario?

-Habremos perdido una excelente herramienta para mejorar la performance de la economía argentina.

- ¿No les molesta opinar como el FMI, que ya había afirmado que el nivel de reservas era demasiado alto?

-Como en todos los temas, la cuestión no es de blanco o negro; nosotros pensamos desde antes que el FMI que la suba de las reservas debía tener un techo. Acá no hay un altar de las reservas en el que tengan que morir el crecimiento y el empleo.

-Pero un ministro no tiene la estabilidad del presidente del BCRA.

-No es cierto: el presidente del BCRA es elegido por el presidente de la Nación y lo ratifica el Congreso. No al revés.

Niega que le hayan pedido la renuncia

¿Alguien le pidió la renuncia?, preguntó LA NACION a Boudou. "No, pero, si hubiera ocurrido, habría actuado como un caballero que forma parte de un proyecto colectivo. Quien pone su cargo por encima se equivoca", dijo.

Un soldado en la línea de fuego

Los fallos adversos

"Sucedió algo grave porque una parte de la Justicia se arrogó la función de legislar"

La crisis institucional

"El tema Redrado está terminado para el Gobierno"

Pagar deuda con activos del BCRA

"Acá no hay un altar de las reservas en el que tengan que morir el crecimiento y el empleo"

La situación política

"El fondo no está muerto, vamos a pelear contra viento y marea"

Comentá la nota