El flujo vehicular se multiplicó por diez en la ruta 81

Con la pavimentación, el promedio saltó de 55 a 560 vehículos diarios. Un 34% es tránsito pesado.
La pavimentación de la ruta nacional 81, habilitada hace un año atrás, hizo que el tránsito vehicular sobre la estratégica vinculación entre Salta y Formosa se multiplicara por diez.

De acuerdo con mediciones de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), antes de su pavimentación integral la ruta 81 registraba un tránsito medio diario de 55 vehículos. En la actualidad, según las mediciones de tráfico realizadas por el organismo vial de la Nación entre las localidades de Hickman y Dragones, la media diaria es de 560 vehículos.

El puesto permanente de censo de tránsito instalado en la jurisdicción de Embarcación revela que el 34% de los vehículos que utilizan el recién asfaltado camino, son pesados equipos de transporte que mueven cargas hacia ambos extremos del corredor bioceánico del Mercosur.

Tal como se preveía, parte de los tráficos que concentró en los últimos tiempos la ruta nacional 16, que atraviesa en la provincia localidades de Metán y Anta, comienzan a desplazarse hacia la ruta 81, a través del chaco salto-formoseño, por el sustancial ahorro de distancias, tiempos de viajes y costos de fletes que supone el denominado Corredor de Capricornio, especialmente para los equipos de transportes que operan entre el Sur del Brasil y Paraguay (en el litoral atlántico) y los puertos del Norte chileno, en el extremo pacífico del bloque sudamericano.

Este progresivo incremento de los tránsitos amaga con tornarse mucho más ostensible a medida en que se establezcan estaciones de servicios, comedores y hospedajes a lo largo de los 680 kilómetros que van desde el empalme con la ruta nacional 34 (en el Norte salteño) hasta la ciudad de Formosa.

Poblaciones que no hace mucho tiempo se veían aisladas -como Dragones, Morillo, Los Blancos, Ingeniero Juárez o Lomitas- hoy vislumbran nuevos horizontes productivos y oportunidades no exentas, por cierto, de conflictos que se presentan por la ocupación y uso de las tierras de esa franja chaqueña.

En este contexto, la preocupación de la DNV está puesta sobre las flamantes calzadas asfálticas, ya que el intenso tránsito pesado que comienza a ganar la ruta 81 podría traducirse, en corto tiempo, en un fuerte deterioro del pavimento si no se extreman los controles de pesos y dimensiones en ese camino cuya pavimentación integral costó 500 millones de pesos.

En respuesta a una presentación del defensor del pueblo de Formosa, José Gialluca, el administrador general de la DNV, Nelson Periotti, comunicó que ese organismo vial ya inició un programa de instalación de balanzas a lo largo del trayecto de la ruta 81.

Uno de los puestos fijos de control de pesos y dimensiones comenzó a emplazarse en la población formoseña de Pirané. Periotti precisó que otros pesajes obligatorios se emplazarán en Lomitas, en el límite interprovincial marcado por la Línea Barilari y en las inmediaciones de la localidad salteña de Morillo. Estas balanzas, que ya se encuentran en proceso de adquisición y montaje, operarían desde comienzos de 2009.

--------------------------------------------------------------------------------

Comentá la nota