Flores y Simunovich serán los nuevos jueces de faltas

Como se preveía, el momento en que el Concejo Deliberante debió prestar acuerdo ayer para la designación de los jueces de faltas vacantes en Comodoro Rivadavia, fue el momento que concitó las mayores rispideces de una sesión que hasta el momento casi no había tenido debate.

La postura negativa del bloque radical había sido anunciada días antes. En la voz de Jorge Camarda cuestionaba todo el procedimiento llevado adelante para llegar al orden de mérito que produjo una terna conformada por Daniel Simunovich, Juan Carlos Flores y Roberto Arias para cubrir las vacantes en los tribunales de faltas 2 y 3.

Recordando la necesidad de cubrir ambas vacantes, Camarda enumeró los antecedentes de la designación y consideró para criticar que el cuerpo no recibiera las consideraciones pormenorizadas que dieran cuanta de cómo fue establecida la selección, ni resultados de las entrevistas realizadas a los concursantes, ni tampoco los detalles sobre sus curriculums.

El edil radical cuestionó que uno de los requisitos impuestos a los postulantes fue "el sometimiento irrestricto a las decisiones de la junta evaluadora", cláusula que consideró antidemocrática, injusta y autoritaria.

Recriminó además que no se cumplió con el requerimiento de designar una terna para cada tribunal a cubrir. Recordó que los interesados no fueron notificados de la decisión tomada y dio lectura a un dictamen del asesor letrado del cuerpo que estima ilegítima la postulación sobre la base de lo expuesto. Camarda fundamentó así la nulidad del concurso.

RESPUESTA

La respuesta del oficialismo llegó de la mano de Guillermo Almirón, que justamente había integrado la junta evaluadora cuando se desempeñó como secretario de Gobierno. Fue luego de la lectura del articulado de la carta orgánica municipal, que estipula los mecanismos para la designación de los jueces de falta, sobre lo que fundó que en esta oportunidad no se trató de un llamado a concurso sino de una convocatoria, tal y como lo atestigua la publicación en los matutinos en mayo de 2008.

"No fue un concurso, todos los postulantes retiraron las bases y conocían los requisitos y puntos del procedimiento, que se llevó a cabo de acuerdo con la normativa vigente", sostuvo Almirón. Agregó el dictamen del letrado surge sobre la base de lo que debe ser un concurso y no una convocatoria, y sobre el margen de la reglamentación aplicable a cada caso, desestimó las críticas de la oposición.

Así fue que las designaciones de Flores y Simunovich resultaron sometidas a votación. Las aprobaron los ocho concejales justicialistas y la integrante del Provech, Ana Bonaguro. El bloque radical, que antes cuestionó a Almirón por ser "juez y parte" no acompañó el proyecto, y Ercira Paredes se abstuvo.

Comentá la nota