"En Las Flores al Intendente ya le tiraron una molotov, me la pueden tirar a mí", dijo Lunghi

Remarcó que "es un tema en el que tenemos que ayudar todos, juntar firmas, estoy abierto a todo tipo de reuniones posibles y de hablar con todo el mundo. ¿Qué Intendente puede no avalar tener más seguridad?".
El intendente Miguel Lunghi afirmó ayer que avala la junta de firmas en reclamo de mayor seguridad que encabezan vecinos tandilenses, dijo que le puede tocar a él o un familiar, y reconoció que la protesta puede llegar a la puerta del palacio comunal.

"Creo que estamos en una degradación de toda la sociedad, que la vida no tiene valor y por 100 pesos queman una vida, matan un empresario o a un chico de 17 años", aseguró ayer Lunghi durante una entrevista televisiva en Eco TV, al ser consultado sobre la movilización vecinal que podría plasmarse en un documento en reclamo de medidas más profundas.

El jefe comunal agregó que "hay que trabajar todos juntos con mucha educación y prevención y no buscar rédito político", en relación a la discusión que plantean los concejales de la oposición.

"Yo mismo voy a visitar a muchos de los que han asaltado y pongo la cara, sin tener una obligación total porque no depende de mí", reiteró el Intendente antes de mencionar algunas cuestiones que se ven demoradas por el retraso de la Provincia en esa materia.

En tal sentido, enumeró que el Municipio tiene "los cuatriciclos con los cascos y listos para entregarlos, pero estamos esperando que la policía de la Provincia nos autorice, cuando los contribuyentes gastaron 120 mil pesos y los cuatriciclos siguen ahí desde hace cuatro meses".

El mandatario reiteró que se debe "trabajar más en la calidad de vida de las personas, porque con un policía por cuadra no habrá salida, esa tampoco será la salida en un país que debe ser tolerante".

Antes de una nueva visita del gobernador Daniel Scioli a esta ciudad –llegaría la semana venidera-, Lunghi anticipó que hablará del tema seguridad: "Se lo hemos planteado constantemente y se lo he dicho hasta a 3 mil metros de altura, para que me dé más policías, para que nos trasladen los agentes de Tandil que estudiaron porque sus madres vinieron y me lo pidieron".

El Intendente recordó que "muchos de ellos están ahora en La Matanza y no conocen esas ciudades con su problemática, mientras les habían prometido que regresaban a Tandil. Me dijeron si podía esperar hasta agosto, les dije que no pero que esperaba, pero estamos casi en noviembre y no se ha logrado".

Lunghi indicó que desde La Plata le pidieron que "incentive" el ingreso de jóvenes a la fuerza bonaerense, pero el antecedente de la actual camada de nuevos policías afectados al Conurbano no es el panorama que aguardan en el origen de la iniciativa del Ministerio de Seguridad.

Cámaras en

el centro

Mientras la Cámara Empresaria ha realizado encuentros con empresarios y se ha manifestado a favor de ubicar circuitos de cámaras de seguridad en zonas comerciales, para el Gobierno no es una estrategia que dé buenos resultados.

"Hemos hablado con ciudades que ya lo tienen y no nos dicen que da ningún tipo de beneficios, sino que genera otro tipo de complicaciones y lo hemos hablados con municipios como el de Dolores, donde no resulta. Hay resultados en casos particulares, pero en el centro de la ciudad nos han dicho que no tiene resultados", argumentó Lunghi al ser consultado al respecto.

"Me puede pasar a mí"

Sobre la posibilidad de sentirse con las manos atadas y con responsabilidades sobre la sensación de la población, indicó que "como ser humano me siento preocupado, pero dije cuando me presenté a la reelección que no soy el comisario del pueblo".

"Me siento responsable porque los tandilenses tienen el derecho a vivir en paz, salir tranquilos y volver a su casa. Me puede pasar a mí, a una hija o a un hijo mío, por eso trato de hacer lo humanamente posible y no dejo que le falte absolutamente nada (a la policía) en lo económico", acotó el mandatario local.

En paralelo, reconoció que hay contactos permanentes. "Me reúno permanentemente tanto con el jefe de la Departamental como de la Distrital para que patrullen, me dicen que faltan 100 efectivos y se los he pedido a (ministro de Seguridad, Carlos) Stornelli, también a Scioli y en eso estamos trabajando".

"La molotov me la

pueden tirar a mí"

El Intendente señaló que "lo que no estamos haciendo es hablando, porque cuando uno habla mucho produce más inquietud, eso es cierto, pero estamos trabajando en esto que es la gran problemática del país".

Mientras en Tandil vecinos juntan firmas para un reclamo, en Las Flores las movilizaciones llegaron hasta esa intendencia y apuntaron directamente al máximo mandatario de esa localidad bonaerense.

"En Las Flores mataron a un comerciante y al Intendente le tiraron una molotov, me la pueden tirar a mí, me la pueden tirar a mí" reiteró el jefe comunal, en referencia a la protesta que se está dando en esa localidad.

"No sé si una molotov, pero nadie está exento, porque te matan un hijo y vos perdés los estribos. Si te matan a un pibe de 17 años, estás totalmente descontrolado, porque es un hijo tuyo, ¿cómo hacés?" acotó Lunghi.

Por eso, reiteró que un avance profundo sobre el tema "tiene que venir como una cuestión de Estado, con Nación, Provincia, municipios y ONGs, para trabajar todos en conjunto porque es difícil el tema cuando hemos llegado muy bajo y no creo que se solucione poniendo un policía cada medio metro".

Además, pidió ver la problemática desde el punto de vista de la contención de menores "que en Tandil se está haciendo mucho desde Cáritas, desde las iglesias y desde las ONGs, que hacen prevención dándole a los chicos otras opciones desde la fe y con otro panorama, cuando realmente vamos muy mal".

Por último, Lunghi remarcó que "es un tema en el que tenemos que ayudar todos, juntar firmas, estoy abierto a todo tipo de reuniones posibles y de hablar con todo el mundo. ¿Qué Intendente puede no avalar tener más seguridad?", señaló en referencia a la planilla que circula entre distintos vecinos tandilenses.*

Comentá la nota