Flexibilizan normas para que las petroleras puedan cobrar más por el gas nuevo

Energía dará a conocer en los próximos días una norma que baja las exigencias para las empresas. Podrán cobrar más a cambio de inversiones para aumentar la producción
En los próximos días el Gobierno hará pública una nueva medida para apuntalar la producción de gas en el país, que viene en caída durante los últimos años. Bajo el nombre ‘artístico’ de Gas Plus III, según la bautizaron quienes participaron en la redacción de la norma, la Secretaría de Energía publicará en el Boletín Oficial la Resolución 695, que ya firmó el titular de esa cartera, Daniel Cameron, y cuenta con el apoyo de las empresas del sector.

La nueva norma, a la que tuvo acceso El Cronista, flexibiliza algunas de las exigencias más fuertes que impuso el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner a las petroleras entre 2005 y 2007, en los momentos más complicados de la crisis energética que afectó al país, para acceder al beneficio de cobrar más caro el gas.

A partir de esas concesiones, en la cartera de Energía esperan aumentar en 6 millones de metros cúbicos (m3) diarios la producción de gas hasta 2012 debido a la puesta en marcha de entre 30 y 40 nuevos proyectos de producción. Esa cifra equivale, por caso, a casi la misma cantidad de gas que se importa desde Bolivia, y a un 5% de la producción local, en torno a los 120 millones de m3.

"De acuerdo con la información que manejamos de las empresas, estimamos inversiones para aumentar la producción de gas a partir de la nueva norma en torno a los u$s 900 millones", confiaron en una oficina pública, donde pidieron reserva.

El Gas Plus es uno de los proyectos que surgieron desde el kirchnerismo para apuntalar la producción en un contexto de crisis energética, en 2007. El concepto básico es que las empresa que aumenten su oferta al mercado interno podrán recibir una mayor remuneración por el producto que vendan, algo que tentó a muchas compañías en un contexto de precios controlados.

Por ejemplo, la norteamericana Apache y la francesa Total obtuvieron la aprobación de Energía para vender gas más caro, previo acuerdo con sus clientes. Hoy, los valores de la producción adicional van desde u$s 3 a u$s 7 el millón de BTU, muy por encima de los u$s 2 que recibe en promedio una petrolera.

Sin embargo, para acceder a esa mejora las empresas debían cumplir con algunas exigencias. Entre ellas, haber aumentado la producción en los últimos años –algo que muy pocas cumplían– y haber firmado un acuerdo con el Gobierno para el período 2007-2011 donde se comprometían a tener bien abastecido al mercado y a un precio supervisado por el Ejecutivo.

Según fuentes oficiales, la norma favorecería a empresas como Pluspetrol y Tecpetrol (no firmaron el acuerdo) y Capex, entre muchas otras.

Las modificaciones

La resolución establece que quienes no firmaron el acuerdo con el Gobierno podrán cobrar un precio diferencial siempre que acrediten que aportaron al menos un 95% de su gas en los últimos 12 meses en línea con los parámetros del acuerdo.

Además, quienes no cumplan con las condiciones de ese convenio podrán vender hasta un 85% de su oferta adicional a mejor precio, pero deberán destinar un 15% a cubrir "faltantes de inyección del sistema".

También prevé un estímulo para las empresas que no aumentaron su producción en el último tiempo pero presenten proyectos exploratorios nuevos.

Comentá la nota