Fletes: por alto valor de patentes, empresas se mudan a otras provincias

Siguen operando en territorio cordobés, pero radican la flota de camiones en otros puntos del país para ahorrar en impuestos. Los municipios se pierden de ingresos importantes.
La presión impositiva que sufren los automotores en la provincia de Córdoba, superior a las alícuotas que se cobran en igual sentido en otras jurisdicciones del país, ha provocado que cada vez más empresas que se dedican al transporte de cargas decidan mudar su base de operaciones a otros puntos de la Nación, para de esa manera ahorrar por el menor pago de tributos.

Así lo manifestaron a LA MAÑANA fuentes de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Cargas (Cedac), quienes señalaron que el principal problema se encuentra en la ciudad de Córdoba donde, sumando el impuesto automotor local más lo que se abona a Rentas provincial, una firma termina pagando un tributo equivalente al 2,5 por ciento del valor real de cada unidad que utiliza para hacer los fletes. No obstante, reconocen que también en Río Cuarto y Villa María los valores son muy altos y eso lleva a que las compañías que tributaban allí se radiquen en otro lugar.

Según los voceros consultados, se trata en su mayoría de firmas nacionales que siguen trabajando en Córdoba, pero que transfieren sus camiones a otras ciudades fuera de los límites provinciales donde abonan menos dinero. "El costo es mínimo para el beneficio que se termina alcanzando. Lo único que hay que hacer es declarar la guarda habitual y luego uno ya está habilitado para transferir el vehículo y radicarlo en otro lugar", expresaron desde la Fecac, citando el ejemplo de un transportista que pagaba 200 mil pesos al año de patentes y en otra provincia pasó a pagar la mitad, a lo que sumó unos 30 mil pesos de las transferencias; es decir, que de entrada ahorró 70 mil pesos y de ahí en más 100 mil pesos cada año.

En este contexto, los informantes señalaron que los destinos de las empresas son muy variados, pero que en general coinciden en localidades de Chaco, Salta, Jujuy, Misiones o Río Negro, a las que ahora se sumaron Capital Federal, Tucumán y Entre Ríos que hace poco tiempo dispusieron una rebaja del 50 por ciento en estos tributos. "Yo tengo contacto permanente con entre 15 y 20 empresarios y se te digo que tres tributan en Córdoba, es mucho", confió una de las fuentes.

Pérdidas fiscales

De más está decir que esta situación representa un perjuicio muy grande para los municipios locales, que se pierden de la entrada de importantes ingresos al fisco. "Hay zonas en el país a donde uno pregunta en las Municipalidades de cuánto es el impuesto y te contestan: ‘¿Cuánto querés pagar?’ En otros lugares son conscientes de los beneficios de bajar los tributos, acá no", enfatizó la otra voz consultada. "En el sur del Chaco o en Salta, con lo que se abona acá por un vehículo, se abonan diez allá. Con esa ecuación, está claro que nadie va a querer quedarse", completó.

En esta línea, sumó otro ejemplo: "La Municipalidad de Córdoba cobra poco más del uno por ciento del valor real del vehículo. Con un costo promedio por unidad de 100 mil pesos, una firma con 200 camiones deja de aportar 200 mil pesos, una cifra para nada despreciable".

En este marco, los voceros coincidieron en que el tributo no debe eliminarse, sino que, por ejemplo, podría aplicarse en parte de pago de Ingresos Brutos. Si no, directamente bajar un poco las alícuotas. "Así como está planteado el esquema, están cobrando mucho a pocos camiones, cuando podrían percibir menos pero por más unidades, y los ingresos a la larga seguro se incrementarían", finalizaron.

Comentá la nota