El flamante CAM promete hacer sesiones públicas

La legisladora alperovichista Carolina Vargas Aignasse fue elegida ayer vicepresidenta del órgano encargado de seleccionar magistrados. El Consejo Asesor de la Magistratura realizará su segunda sesión el miércoles, para delinear el reglamento bajo el cual funcionará.
Debatir de cara a la sociedad, mediante sesiones públicas; construir un espacio de discusión en el que puedan confluir todos los estamentos ligados al Poder Judicial, y avanzar rápidamente para que, en el menor tiempo, puedan ser convocados los primeros concursos de interesados en cubrir los cargos vacantes en los Tribunales. A partir de estas premisas celebró ayer su sesión fundacional el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM), ocasión en la que la legisladora oficialista Carolina Vargas Aignasse fue elegida vicepresidenta del cuerpo.

Puntualmente, a las 11, el presidente subrogante de la Legislatura, Sergio Mansilla, a quien la Ley 8.197 obligaba a convocar a la primera reunión del CAM, declaró formalmente abierta la sesión. "En nombre del poder al que represento, quería recibirlos, y desearles suerte en esta misión en la que los tucumanos hemos depositado muchas expectativas. En un primer momento, dada la cantidad de vacantes que hay en la Justicia (suman 40), la tarea será ardua, pero servirá para regularizar la situación de los Tribunales, que es lo que todos queremos. Quizá no responda (por el diseño del CAM) en un 100% al ideal, pero tiene un poco de lo que queríamos todos", los saludó el legislador alperovichista, en ejercicio de la vicegobernación por la licencia concedida al actual ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur.

Mansilla también recalcó la legitimidad de la que gozan todos los integrantes del CAM. "Fueron elegidos democrática y republicanamente por sus pares: el representante de la Corte Suprema (por el vocal Antonio Gandur), los abogados y magistrados, así como nuestros legisladores, en representación de la mayoría (Regino Amado y Carolina Vargas Aignasse) y de la oposición (Esteban Jerez)", afirmó.

En marcha

Luego, Gandur, presidente del órgano, recalcó la trascendencia del CAM y este empezó formalmente a funcionar, para lo cual (a propuesta suya) Eudoro Albo (representante de los magistrados de la capital) fue elegido secretario provisorio, hasta que sea designado quien se desempeñará en ese cargo (la designación es atribución del presidente).

El primer tema fue la elección del vicepresidente, función que, según la Ley 8.197, debía recaer en un legislador. Por eso, el alperovichista Amado propuso a su par, Vargas Aignasse, mientras que Antonio Bustamante (referente de los abogados de la capital) propugnó al opositor Jerez.

La votación se hizo rápidamente en un clima de cordialidad. Vargas Aignasse se impuso por cinco a tres. Sumó, además de su voto, los de Amado, Albo, Mirtha Ibáñez de Córdoba (representante de los magistrados del sur) y Gandur, quien esgrimió que esa parecía ser la posición de la mayoría. Jerez, en cambio, consiguió, además del suyo, los avales de los abogados Bustamante y Jorge Cinto (consejero por los letrados del sur).

Luego, para agilizar la discusión, Gandur ofreció una copia del proyecto de reglamento del CAM que ha elaborado, que fue elogiado por Bustamante, Vargas Aignasse y Jerez. En cambio, ninguno de los dos referentes de los jueces hizo ninguna mención.

Bustamante propuso que la propuesta de Gandur fuera desglosada en dos, para separar lo relacionado con el funcionamiento del CAM de la reglamentación de los concursos de oposición y antecedentes, lo que fue aprobado. Por eso, el miércoles, a las 18, se reunirán en una de las salas que dispone la Legislatura en Maipú 943 (ayer sesionaron en la presidencia de la Cámara) para comenzar con la primera parte.

Por moción de Bustamante, los consejeros también acordaron que, aunque la Ley 8.197 excluye de la votación de la reglamentación del CAM a los consejeros del sur (en este caso, Ibáñez de Córdoba y Cinto), estos participarán activamente de la discusión previa. Todos destacaron que, cuanto más sean las voces y los matices, el CAM y su obra (la selección de los futuros jueces) serán más transparentes y de mayor calidad.

Comentá la nota