El FJPV reconoció una clara victoria de la UCR y prefiere no echarle la culpa a nadie

Néstor Auza habló del fortalecimiento del radicalismo y de la desunión del justicialismo serrano. Dijo que habrá intentos de unidad, porque sino en 2011 será imposible obtener una victoria. Minimizó la incidencia de Kirchner en la boleta.
Rápidamente, recién pasadas las 20, cuando quedaba demostrada la tendencia de los resultados -la Unión Cívica Radical se quedaba con 5 de las 10 bancas en juego, el FJPV obtenía las tres de la primera minoría y Unión PRO conseguía apenas dos lugares en el Concejo Deliberante- desde el justicialismo tandilense salieron a reconocer una clara victoria del oficialismo.

La llegada de los fiscales y los rostros del equipo que acompañó la lista encabezada por Néstor Auza hablaba ya hablaba de eso: de una ardua jornada y los primeros números que los mostraban más lejos de lo que aguardaban, ante un oficialismo nuevamente fortalecido.

-¿Qué análisis se puede hacer del resultado?

Auza: -Estamos 5-3-2 y el análisis es el que indica que la única verdad es la realidad. Me parece que esto para mí significa todo lo que puede dar en esta elección, por eso todo lo que hay es mío y eso es cierto. Tuvimos algunas cosas en contra que no vale la pena analizarlas para echarle la culpa a nadie. Tenemos un oficialismo fuerte, consolidado, con todos los medios para hacer política y nosotros que todavía estamos en camino.

-¿Cuál es el panorama que se abre con estos números y su figura dentro del Concejo Deliberante, sobre todo camino a la elección ejecutiva de 2011?

-El panorama es el mismo que estaba antes de esta elección, la política en Argentina es muy dinámica y nosotros tenemos dos años para trabajar. Veremos entonces si en dos años seremos capaces de construir una alternativa para candidato a Intendente y ojalá lo pueda hacer el justicialismo. En ese momento se verá entonces cuál es el más apto. En realidad el justicialismo no dijo que yo era el candidato, yo dije que venía a generar una construcción desde adentro para ser candidato a Intendente, pero eso lo decidirá el partido en su momento.

-¿Cuánto pueden haber incidido los arrastres y en el caso de ustedes la figura de Néstor Kirchner?

-Puede haber restado algún punto pero no me parece que eso alcanzara tampoco para un mejor desempeño, por eso no me pareció tan importante el arrastre para arriba o para abajo. Sí me parece que en Unión PRO puede haber influido un poco más que en nosotros, pero nosotros sabíamos cuál era el escenario y lo encaramos como tal. Obviamente que no esperábamos un arrastre para arriba, sabiendo que Kirchner está puntuando un 17 ó 18 por ciento. Es una tendencia hacia abajo, pero tampoco tan importante.

-Qué pasa de acá en más, porque se reconoce un oficialismo muy fuerte. ¿Qué es lo que deben generar desde la oposición?¿Hay posibilidad de unir los dos peronismos?

-Vamos a tener que analizarlo claramente, seriamente, porque la posibilidad de ganar no es con el justicialismo desunido. Por eso, veremos cómo se plantea el trabajo en los mismos bloques, cuanto podemos hacer juntos, y ver como podemos perfilar de cara al 2011, porque me parece que separados va a ser muy difícil nuevamente.

-¿Cuánto puede haber incidido en los resultados la discusión del campo con el Gobierno nacional?

-Eso influye naturalmente porque ese conflicto del campo se nacionalizó, no sé cuanto respecto al resultado de la elección, pero fue muy difícil separar los candidatos locales de los candidatos nacionales. Pero ésa es una realidad que ya la conocíamos, lo debíamos encarar así y no podemos hacer un balance negativo de eso porque conocíamos las condiciones que afrontábamos.

-Ya respecto a su rol en el Concejo Deliberante, ¿cuál es la dinámica que avizora en su ingreso al Legislativo?

-Hasta que uno no está en acción no se sabe bien, pero yo tengo una idea de como trabajar a la que veremos si se suman los demás. Trataremos de unir lo más posible, ser lo inteligente que debemos ser para presentar proyectos para el bien de la gente y que sean de su demanda. Así debemos ver si a través de dos años de trabajo podemos construir una alternativa real.*

Comentá la nota