Fisuras en la Casa Rosada por el impacto negativo del plan

Hubo dos reuniones en las que los Kirchner analizaron cómo seducir a la oposición. Por Mariano Obarrio
Tras la debacle de los mercados financieros, anteayer, la recuperación de la Bolsa porteña trajo ayer cierto alivio al gobierno de Cristina Kirchner. Se ventilaron ciertas fisuras en la Casa Rosada respecto de la forma en que se presentó el anuncio del controvertido traspaso al Estado de los fondos de los jubilados del sistema privado para garantizarse recursos financieros para 2009.

Las caídas en las bolsas de valores de Buenos Aires y Madrid y las lapidarias críticas de los diarios españoles desataron rumores y versiones cruzadas sobre el malestar de algunos miembros del Gobierno.

El ex presidente Néstor Kirchner convocó muy temprano a Olivos a los jefes de los bloques kirchneristas de diputados, Agustín Rossi, y de senadores, Miguel Pichetto. El objetivo era evaluar ofertas de negociación a la oposición para admitir en el Congreso sólo cambios cosméticos.

La eliminación de las AFJP no será modificada sustancialmente, según confiaron fuentes oficiales a LA NACION. ?La ley tiene que salir en dos semanas, y sin modificaciones?, ordenó Kirchner a sus diputados. Pero habilitó la posibilidad de examinar agregados que sirvan para sumar algunos votos opositores.

De la reunión de Olivos participaron la Presidenta y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que será el operador político de Néstor Kirchner en el Congreso para asegurarse los votos necesarios para evitar un rechazo a la ley como el que se produjo con la resolución 125, la de retenciones móviles a los granos, que terminó en la peor derrota política de Kirchner tras la crisis del campo.

Se sumó el titular de la Anses, Amado Boudou. A la tarde, esa reunión se reprodujo en la Casa Rosada, como se informa por separado.

Una alta fuente oficial confió a LA NACION que en los bloques justicialistas hay malestar por cómo se anunció la medida. Acusaron a Boudou de montar un acto y un discurso político, con el Himno y pocas precisiones técnicas.

?Dentro del Parlamento hay muchos peronistas enojados y costará convencerlos para garantizar un trámite rápido?, admitió esa fuente.

Se le ofrecerá a la oposición que lidere una comisión de control de los nuevos fondos de la Anses, se limitarán los préstamos de la Anses con exigencias mayores a los créditos de las actuales AFJP y se mejoraría el haber de los actuales jubilados del sistema privado para seducirlos.

En el oficialismo señalaban que el jefe de Gabinete, Sergio Massa, había hecho sugerencias para suavizar el proyecto, pero no fueron aceptadas por Kirchner, a quien no le gusta admitir tan rápido reformas para negociar con la oposición.

Pero Massa fue tajante en negar esa postura. ?No opinamos. Apoyamos el proyecto tal como se envió al Congreso. Y desde que salió de la Casa Rosada no intervenimos?, dijo un allegado a Massa, padrino político de Boudou, a LA NACION.

Se comentó también en la Casa Rosada que el ministro de Planificación, Julio De Vido, fue crítico del proyecto. En la intimidad planteó reparos porque fue quien recibió las quejas de España y de las empresas de ese origen que sufrieron las mayores caídas en la bolsa de Madrid, el miércoles último, como Telefónica y Repsol.

La calma de ayer en la Bolsa porteña ?subió el 2,43%? trajo alivio. ?El pánico ya pasó?, dijo un funcionario que anteayer lucía desconcertado.

La Presidenta defendió la medida. ?Desde el año pasado el Estado contribuye con $ 4000 millones de los que aportan al sistema de reparto para que algunos jubilados privados puedan tener la jubilación mínima?, dijo, al anunciar un proyecto de ley de enfermería.

Comentá la nota