Por el IVA, el fisco le debe unos $ 96 millones a los exportadores tucumanos

Los citricultores solicitaron al gobernador que interceda ante la AFIP para acelerar el envío de los reintegros. Del total de fondos acumulados desde fines del año pasado, unos $ 90 millones corresponden a las empresas vinculadas con el citrus. Lo que dijo la UIA
A la crisis global que ha disminuido notablemente los envíos de productos tucumanos al exterior durante la primera parte del año se sumó otro factor: las necesidades de caja del Gobierno nacional. Los exportadores tucumanos están preocupados porque la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) demora la devolución y los reintegros impositivos. Se trata de una decisión adoptada por el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como una mecánica para sostener el ritmo de la recaudación en un período recesivo en el país, desde la óptica de distintos economistas.

Según pudo establecer LA GACETA la deuda del fisco con los exportadores tucumanos llega a los $ 96 millones, acumulada desde fines del año pasado. Lo confirmó el ministro de Desarrollo Productivo, Jorge Gassenbauer, quien recibió algunos planteos por parte de sectores vinculados a la industria para que el Gobierno interceda ante la Nación. El ministro aseguró que el miércoles, el gobernador José Alperovich, se comunicó con el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, a quien le formuló la inquietud de los exportadores de la provincia.

Gassenbauer puntualizó que los primeros recursos de la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) adeudada comenzó a gotearse para uno de los exportadores del sector citrícola, el más afectado por los retrasos. "Esta mañana -por ayer-, remití un nuevo listado al organismo impositivo con el fin de informarle cuáles son las fábricas que aún no recibieron los reintegros", indicó el ministro de Desarrollo Productivo.

Por actividades

Con $ 90 millones acumulados desde diciembre pasado, los citricultores fueron los más afectados por el freno en la devolución de IVA. Los otros $ 6 millones se repartieron entre las actividades azucarera, la frutilla y el arándano, cuyas exportaciones sufrieron un fuerte golpe ante la caída de la demanda externa.

"Hemos hablado con el gobernador, quien se comprometió a gestionar por las devoluciones y los reintegros", reconoció a nuestro diario el presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC), Roberto Sánchez Loria. No obstante aclaró que lentamente se están produciendo los desembolsos. "Algunas empresas antes que otras irán recibiendo el dinero, íntegra o parcialmente", subrayó.

Sánchez Loria remarcó que, si bien la campaña citrícola se presenta complicada, la falta de devolución del IVA a los exportadores "no ha afectado la cadena de pagos en la actividad". "Cada uno hizo sus previsiones porque saben que no es automática la devolución", acotó.

A mediados del mes pasado, la Unión Industrial Argentina (UIA) había cuestionado "las persistentes demoras en la percepción de los reintegros a las exportaciones y la devolución del IVA, en un marco donde es acuciante la falta de financiamiento".

La entidad destacó "el esfuerzo que realiza la industria, adelantando el pago de derechos de exportación, y que no se compatibiliza con la demora en los mencionados reintegros, ocasionando un significativo perjuicio, particularmente a las compañías que generan mayor valor agregado y puestos de trabajo".

Según la UIA?la situación se agrava por el contexto de una crisis mundial y por la caída del comercio global. "Todos los países con los cuales debemos competir están disminuyendo los costos de sus exportaciones para tornarse más competitivos", agregó.

Compensando los ingresos

"Mientras el gasto público mantiene un crecimiento alto, los ingresos públicos sufren la caída de los derechos sobre el comercio exterior y la desaceleración en la recaudación de impuestos. En este contexto, la no devolución de impuestos se ha convertido en el principal factor de incremento de los recursos públicos. Se trata de un instrumento muy distorsivo, transitorio y que esta resultando insuficiente para evitar que el Tesoro tenga déficit", señala un informe elaborado por el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

u segun la secretaria de Hacienda de la Nación, en los primeros cuatro meses del año las cuentas públicas nacionales muestran un resultado financiero negativo de $ 763 millones. En el mismo período del año pasado este resultado financiero era superavitario en $ 6.430 millones. Esta fuerte reversión se explica porque mientras el gasto público creció un 24%, los ingresos totales lo hicieron en apenas un 13%.

La desagregación de cómo se compone la recaudación aporta elementos que mejoran el diagnóstico sobre la situación fiscal. Según datos de la AFIP, en el primer cuatrimestre los ingresos impositivos y derechos crecieron en $ 3.000 millones respecto de 2008. Ese crecimiento interanual se conforma de la siguiente manera: $ 2.850 millones es explicado por el alza en la recaudación de impuestos (IVA, Ganancias, Cheques y otros); $ 1.600 millones fue la caída en la recaudación de derechos de exportación e importación, y $ 1.750 millones se generaron por diferimientos compulsivos en la devolución de IVA a exportadores y otros reintegros, señala Idesa.

Según Idesa, los datos señalan, por un lado, que la desaceleración en el crecimiento de la recaudación tributaria ha sido abrupta. Los $ 2.850 millones de incremento representan apenas un aumento de 5% respecto del mismo período del año anterior. Por el otro, que los derechos de exportación e importación cayeron bruscamente, ya que los $ 1.600 millones representan una caída del 12%. Y, por último, que la forma de compensar esta caída ha sido difiriendo devolución de impuestos en similar monto a la caída de los derechos al comercio exterior.

Comentá la nota