Fiscalizadores difieren en el monto de la deuda pública

Números dispares en torno a la cifra potencial del pasivo tucumano, se aprecian en distintos informes brindados tanto por el Tribunal de Cuentas local, como por la Dirección Nacional de Coordinación con las Provincias. El ascenso de la morosidad no es proporcional según los datos surgidos de los organismos.

Los niveles en los montos de la deuda total de la provincia continúan desatando incongruencias según los informes brindados por organismos oficiales ya sea locales, o bien, nacionales.

Así lo dan cuenta las estimaciones emanadas desde el Tribunal de Cuentas de Tucumán (TC) a través del Departamento de Contadores Fiscales, desde donde se sostiene que el monto del pasivo acumulado hasta el segundo bimestre de 2009 oscila en torno de los 4.867 millones de pesos. Además de establecer que durante el año 2003, cuando el gobernador José Alperovich inició su primer mandato al frente de la cosa pública tucumana, esa deuda era de 2.416 millones.

Teniendo en cuenta estos números y publicaciones periodísticas, se establece que en el período comprendido en seis años, la deuda se incrementó en un 101 por ciento.

Ahora bien, EL SIGLO en su edición del lunes 21 de diciembre de 2009 publicó un informe ("El crecimiento de la deuda pública tucumana") basándose en datos suministrados por la Dirección Nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias, dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas de la República Argentina que hacían referencia a guarismos pertenecientes al primer trimestre de 2008, en esta ocasión, lo que se planteará, también se encuentra respaldado por los guarismos brindados por tal institución pero con los datos acumulados de todo el período de dicho año.

Sin coincidencias

En este sentido, una de las primeras contradicciones radica en la cifra correspondiente al año 2003, ya que, como se recalcó, para el TC la misma se ubica en 2.416 millones, sin embargo, lo estipulado por la Dirección Nacional proyecta esta cifra en los 2.762 millones, es decir, se estaría hablando de una diferencia de 346 millones de pesos entre ambos informes.

Sin embargo, las diferencias no culminan allí, ya que en las estimaciones para el primer bimestre de 2005, persisten las cifras disímiles puesto que para el TC el monto se ubica en los 2.882 millones, en tanto que para el organismo de la Nación, la cifra es de 3.043, por lo tanto la diferencia radica en los 161 millones de pesos. En estos dos casos, los montos en análisis siempre son mayores según lo infomado por la Dirección Fiscal.

Pero, lo llamativo se produce cuando se establecen las comparaciones correspondientes al período del primer bimestre de 2006, en este caso la institución de la provincia sostiene que el pasivo tucumano radicó en los 3.678 millones, mientras que el otro indicador lo ubica en los 3.253, es decir que se revierten abruptamente las cifras y, ahora, la diferencia es mayor en la información brindada por el TC, la resultante es de 425 millones. Igual situación se produce en los registros de 2007 (año en el que se produjeron tres elecciones en Tucumán), donde la diferencia es de 643 millones entre ambos informes (para el TC es de 4.185 y para la DNCFP es de 3.542, sólo para el primer bimestre de 2007).

Incremento anual de la deuda

Por otra parte, para el Tribunal de Cuentas, en los primeros cuatro meses de 2009, la deuda se incrementó en 312 millones de pesos (de 4.556 del primer bimestre se pasó a 4.868 millones en el segundo), pero, si se toma como parámetro la suba desde diciembre de 1996 hasta mismo mes de 2008 (según la DNCFP), se establece como referencia que en 12 años el incremento promedio interanual del pasivo de la provincia fue de 297 millones de pesos. Cada 12 meses aumenta casi 300 millones, en tanto que en sólo cuatro meses de 2009 ya lo hizo en torno de los 312.

Siempre en concordancia con el organismo nacional, la deuda pública, desde que Alperovich gestiona a la provincia (2003) hasta finales de 2008, se acrecentó en un 54 ciento (es decir 1.491 millones de pesos en 5 años, que es la diferencia entre los 4.253 millones de 2008 y los 2.762 correspondientes a 2003). Para el TC el ascenso fue de 88,57 por ciento. Esto recalca una relación donde las proporciones se encuentran invertidas entre los datos de un organismo y otro.

Mientras para la DNCFP la gestión alperovista inicia con un monto superior el pasivo que lo demarcado por el TC (2.762 contra 2.416) con el correr de los años las cifras comienzan a revertirse arribando a fines del 2008 y principios del 2009 con 4.556 millones para el TC contra 4.253 de la Dirección nacional.

Bussi, Miranda y Alperovich

Al momento de la realización de comparaciones históricas que versan sobre las obligaciones contraídas por la provincia surgen las siguientes tendencias: durante la gobernación de Antonio Domingo Bussi la deuda registró un incremento del 41 por ciento (pasó de 690 a 973 millones). En el mandato de Julio Miranda el ascenso fue del 187 por ciento (de 973 se elevó a 2.762 millones, en plena crisis de 2001).

Como un parangón puede señalarse que con la cifra estipulada por el TC de 4.867 millones de pesos de deuda pública, con la utilización de las partidas presupuestarias proyectadas para el pago a todo el personal de la Administración Central, los Poderes del Estado y organismos descentralizados para el ejercicio 2010 (3.351 millones) se cubriría sólo el 68,85 por ciento del pasivo.

Comentá la nota