Fiscalización brinda recomendaciones sanitarias.

El fin es preservar la salud de los consumidores que concurren a los comercios minoristas Para el personal de los almacenes, supermercados, panaderías, carnicerías, la Dirección de Fiscalización, Control y Defensa del Consumidor efectuó recomendaciones y recordó normativas previstas en el Código Alimentario Argentino. La gente debe lavarse las manos las veces que sea necesario, durante toda la jornada de trabajo y especialmente después de utilizar los baños.
El uso de guantes descartables no exime de la obligación de lavarse las manos, tantas veces como sea necesario. Para ello, el comercio debe proveer jabón líquido y toallas descartables o secamanos.

Cuando por razones operativas (cajeros, atención al público), el lavado de manos no pueda hacerse de la forma indicada, el establecimiento tiene que proveer al personal de alcohol en gel o líquido, el cual se usará para desinfectar las manos.

Se recomienda también el uso de barbijos, en especial y de manera permanente para el personal con atención al público y todo aquel que manipule, fraccione, elabore y/o expenda alimentos: fiambrerías, panaderías, rotiserías, carnicerías, heladerías, etc.

Se deberá extremar los cuidados en baños y zonas de elaboración de alimentos, poniendo especial atención en: grifos (canillas) de agua de baños y cocinas, botones de inodoros, llaves de luz, picaportes y manijas de puertas y ventanas, botones de ascensores, y toda otra superficie de contacto habitual.

Las precauciones se harán extensivos a los vehículos utilizados en el transporte de alimentos.

Se deben mantener ventilados las dependencias de cada establecimiento, para favorecer la renovación de aire.

Recordó también Fiscalización que toda persona que manipule, fraccione o expenda alimentos debe contar con la Libreta Sanitaria y Curso de Manipulación de Alimentos al día, conforme las exigencias del Código Alimentario Argentino y demás normas vigentes.

Comentá la nota