Un fiscal quería citar a González Moreno

Era en una causa por malversación de fondos
CORRIENTES (De un enviado especial).- El joven empresario periodístico Hernán González Moreno, que se suicidó en los primeros minutos del viernes último cerca de Goya, tenía motivos ciertos para estar preocupado.

Y no se trata sólo de los eventuales mensajes intimidatorios contra su vida y la de sus hijos publicitados por sectores del gobierno de Arturo Colombi, quien a fines de 2007 le tercerizó el manejo de la publicidad oficial a través de la empresa Negocios Correntinos.

Es que el fiscal Gustavo Robineau pensaba recomendar al juez Luis Cocha Breard que lo citara a declarar en una causa abierta desde hace un año por supuesta malversación de fondos públicos destinados a la publicidad oficial.

No iba a ser el único citado: funcionarios y ex funcionarios del actual gobierno estaban en la mira del fiscal, que no creía que el gasto oficial en publicidad fuera de 30 millones de pesos anuales, tal cual establece el presupuesto provincial.

Acostumbrado a las emociones fuertes, González Moreno ya estaba advertido de que lo citarían a declarar por esta causa, iniciada por el periodista local Guillermo González Castillo.

De hecho, dos días antes de su muerte, el fiscal había allanado las oficinas de Negocios Correntinos, razón social de la empresa que manejaba el joven suicidado. En el operativo se secuestraron cuatro computadoras personales con archivos vinculados al personal oficial y a la distribución de la pauta publicitaria.

Nuevas revelaciones

Pero fuentes de la fiscalía admitieron su sorpresa cuando comenzaron a investigar al joven empresario periodístico.

Según datos de la AFIP, González Moreno figura como apoderado de Negocios Correntinos, mientras que los dueños -cuyos nombres no trascendieron- serían dos jóvenes empleados del Estado correntino. "Es muy probable que sean testaferros", sospechan en la fiscalía.

Robineau puso en la mira al secretario general de la gobernación, Carlos Fagúndez, y a su antecesor en el cargo, el actual diputado nacional José María Roldán.

También apuntaría al actual director de Información Pública, José Luis Zampa, y a quien reemplazó en ese sitial, Carlos Lescano.

El fiscal quiere desentrañar los mecanismos y responsables de la distribución de la pauta oficial, que, a su criterio, "no cumplía con los mecanismos de control y los pasos técnicos que corresponden".

Desde el gobierno descalifican al fiscal como "uno de los arietes de Ricardo Colombi" para hostigarlos, y recuerdan la amistad que une a Cocha Breard y al ex gobernador José Antonio Romero Feris, aliado al triunfador de las elecciones de ayer.

En tanto, Robineau tiene pensado comenzar con las citaciones a partir de hoy.

También esta semana comenzará el análisis de las computadoras secuestradas, en las que tal vez aparezcan algunos secretos ocultos que González Moreno eligió llevarse a la tumba.

Comentá la nota