El fiscal Mulvihill concluyó que el dinero era para la campaña

Lo dijo durante su alegato final; el jurado debe dar el veredicto la semana próxima.Por Hugo Alconada Mon
WASHINGTON.- Si hasta ahora el fiscal Thomas Mulvihill apeló de un modo u otro a dichos de terceros para decir lo que pensaba, su cierre ante el jurado del juicio que se sustancia en Miami alrededor de Guido Alejandro Antonini Wilson evitó cualquier artilugio. Hizo propia la sospecha y la vistió de certeza: ?Imagínense a un gobierno extranjero tratando de influir en la elección de otro país?.

Para que no le quedaran dudas al jurado de qué hablaba, el fiscal más repudiado por los gobiernos de Venezuela y la Argentina, señaló entonces por su nombre al presidente Hugo Chávez, a su par Néstor Kirchner y a la entonces candidata Cristina Kirchner.

Sólo tras explicar quién era quién, Mulvihill repitió su acusación: ?Este caso se trata de un gobierno extranjero tratando de influir en la elección de otro país donando dinero a la campaña de una candidata?.

Esa misma acusación, pero puesta en boca de uno de los cuatro detenidos, provocó en diciembre pasado uno de los cortocircuitos más serios de la historia reciente en la relación de la Argentina y Estados Unidos.

Sin embargo, y para ilusión del único acusado que continúa en pie, Franklin Durán, el jurado que decidirá si es o no inocente continuará el lunes con su deliberación. No llegó a un acuerdo sobre si actuó como agente de Venezuela en Florida para convencer a Antonini de que no contara la verdad sobre los 800.000 dólares decomisados en el aeroparque Jorge Newbery.

Llegar al lunes era una de las metas que se fijó el abogado defensor de Durán, Ed Shohat. Temía que el jurado apurara su veredicto antes del fin de semana para quitarse de encima el juicio que lleva ya ocho semanas, tres más de las previstas en la audiencia inaugural.

La jueza Joan Lenard informó que las sesiones del jurado continuarán de lunes a viernes, de 9 a 16, hasta que sus 12 miembros se pongan de acuerdo sobre si lo hallan inocente o culpable de uno o los dos cargos que podrían llevarlo a prisión por 15 años.

La audiencia de ayer comenzó con las últimas dos horas del alegato de la defensa, que insistió en que Durán sólo intermedió entre Antonini y Venezuela para salvar su propia empresa petrolera, Venoco, y para ayudar al amigo que devino en ?el gran traidor? según Shohat.

?Franklin Durán ha estado en prisión por más de 11 meses por tratar de conseguirle un abogado a su amigo?, se lamentó Shohat, que durante el juicio mostró una notable capacidad histriónica. ?Esperaré hasta que el infierno se enfríe, para que me demuestren que aquí hubo una conspiración??, ironizó ayer.

Para Mulvihill, en cambio, su amistad con Antonini fue lo que llevó al gobierno venezolano a convocar a Durán, pero explicó que él y su socio Carlos Kauffmann se involucraron ?porque a cambio iba a recibir muchos contratos, mucho dinero?.

El objetivo de ambos y de Caracas, planteó Mulvihill, era que ?Antonini hiciera lo que ellos querían que hiciera?. Es decir que nombrara al abogado Guillermo Ledesma en la Argentina para aceptar los 800.000 dólares como propios y se taparan las sospechas sobre su origen, la petrolera estatal venezolana Pdvsa, y su destino, la campaña de ?Cristina Fernández, la esposa de Kirchner?.

Mulvihill pareció contemporizar la gravedad de su acusación. ?En Estados Unidos también tenemos nuestros escándalos sobre financiamiento electoral?, destacó, antes de recordarle al jurado que el juicio se centraba en determinar si Durán actuó o no como agente encubierto de Venezuela en Estados Unidos, es decir, sin registrarse como les corresponde a los diplomáticos, lobbistas y otros representantes.

Shohat había ofrecido una visión muy distinta. Argumentó que Antonini y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) le habían tendido una ?trampa? a Durán para ?incitarlo? a delinquir. De ese modo, su entonces socio y supuesto amigo podría enviarlo a la cárcel y quedarse con su patrimonio.

Según su defensor, Franklin Durán le pidió a Antonini que nombrara a un abogado en la Argentina para solucionar sus problemas. ?Y el solo hecho de que eso fuera también lo que quería el gobierno de Venezuela no lo convierte en un agente?, señaló.

Tras las primeras horas de deliberaciones del jurado, Shohat pareció mellar en uno o más de sus miembros. Por eso sus 12 miembros no arribaron a un veredicto y continuarán el lunes con su debate.

Comentá la nota