El fiscal Miró considera a Mendoza "incapaz para ejercer cargos públicos".

En un extenso dictamen, el fiscal de Investigaciones Administrativas consideró que la ex ministra de Salud Pública es incapaz, en el sentido jurídico de la expresión, y solicitó que la "inhabiliten" para ejercer cargos futuros, entre ellos, la probable representación de la provincia en la Cámara de Diputados de la Nación.
Asimismo, Héctor Miró consideró que la Legislatura puede hacerle juicio político, aunque haya renunciado al Ministerio de Salud Pública. Paradójicamente, la clave para este planteo es la declaración del doctor Marcelo Slimel, en la instrucción judicial que investiga el incidente de los autos chocados en la playa de estacionamiento de la Casa de Gobierno, el 26 de febrero de 2009, según publicó el diaro Primera Línea.

Ante la Fiscalía Penal N° 6, Slimel declaró que la reacción en la que terminó chocando varios autos en el estacionamiento oficial y derribando una pared "no son previsibles y se producen en cuestión de segundos".

El problema de salud, argüido por el ex subsecretario de Salud, cuando tuvo que declarar, se produjo "luego de una incesante tarea laboral hasta altas hora de la noche y sin realizar colación alimentaria alguna".

Sin embargo, frente a esta declaración el fiscal Miró advirtió que si "el accidente… fue el resultado de lo que señala Slimel como única causa, excluyente de toda idea de voluntariedad, sólo habría un solo choque y no dos como ocurriera; uno frontal y otro trasero con posterior desmayo".

Hizo notar también que "resulta inviable la hipótesis de que el desvanecimiento produjera los destrozos realmente materializados, ya que existen maniobras reiteradas de acciones concretas, como por ejemplo el realizar los sucesivos desplazamientos hacia adelante y hacia atrás, que culminaron con el choque en cadena y la destrucción de la pared del estacionamiento".

Para Miró; "la enfermedad padecida por la señora Mendoza provoca estados críticos de crispación, agitación e ira en los momentos previos al desvanecimiento, desmayos".

Otro párrafo de las declaraciones de Marcelo Slimel es lapidario. En el expediente judicial afirmó que Sandra Mendoza padece esta enfermedad hace diez años, pero con la aclaración de que "este tipo de padecimiento de acuerdo a las estadísticas ya luego de cinco años presentan repercusión en órganos blancos". Dijo entonces Miró que frente a esta declaración "estamos en presencia del doble del tiempo estadístico de lo que se colige que la hipoglucemia que padeció la señora Mendoza pasó de los síntomas periféricos a los centrales".

Remarcó que esto no se conocía cuando asumió como ministra y que probablemente tuvo como consecuencia el episodio del 26 de febrero a los que vinculó los recordados del 1 de abril y 11 de junio de 2008 en la Legislatura, donde exhibió Mendoza un estado de nerviosismo agudo con insultos y algunos gestos de violencia, aunque hasta ese momento no se lo veía como reacciones a causa de una enfermedad.

Pero en la declaración ante la Fiscalía Penal, Slimel dijo que la entonces ministra presentaba "hipoglucemia en forma reiterativas sobre todo en los últimos dos meses", sosteniendo el fiscal que el incidente de los autos chocados "demuestra que la señora Sandra Mendoza padece una enfermedad que cíclicamente la incapacita para ejercer cargos públicos".

Comentá la nota