El fiscal general de Nueva York denunció colaboración de Caracas en el plan nuclear de Ahmadinejad

Robert Morgenthau explicó el peligro que representa para el mundo la alianza entre Hugo Chávez y Mahmoud Ahmadinejad. Afirmó que el caudillo colabora con el programa atómico iraní
De acuerdo al Fiscal, los recientes acuerdos entre Caracas y Teherán en el plano de desarrollo tecnológico, cooperación militar, bancaria y financiera, y la alianza en combustibles es una clara señal de la cercanía entre los dos países.

En ese marco, Morgenthau señaló que en Venezuela hay unas 50 mil toneladas de uranio que no fueron extraídas, por lo que "se especula que Venezuela esté extrayendo uranio" para el polémico programa nuclear iraní.

Asimismo, el funcionario destacó el surgimiento de fábricas iraníes en zonas remotas y poco desarrolladas del territorio venezolano que se presentan como "la geografía ideal para la producción ilegal de armamento".

De esta manera, según Morgenthau, el régimen de Ahmadinejad logra sortear las sanciones norteamericanas y europeas para el desarrollo de su plan atómico.

El Fiscal General manifestó: "Nuestro esfuerzo permitió descubrir un sistema de prácticas fraudulentas implementadas por entidades iraníes que movían dinero por todo el mundo sin ser detectados, incluyendo bancos de mi jurisdicción- Manhattan".

"¿Por qué Irán realizó estos movimientos? Yo creo que la respuesta es simple: para pagar los materiales necesarios para el desarrollo de armas nucleares, misiles de largo alcance y minas", aseguró.

Dentro de la denuncia, el funcionario detalló los movimiento financieros de Irán en Venezuela: en enero de 2008, el régimen fundamentalista instaló en la capital venezolana el Banco Internacional de Desarrollo, filial local del Banco para el Desarrollo y la Exportación de Irán.

Menos de siete meses después, el departamento del Tesoro norteamericano sancionó a ambas entidades financieras iraníes por comprobar un intento por parte de ellas de brindar financiamiento al Ministerio de Defensa iraní y a la Fuerza Armada.

Por este motivo, Morgenthau recomendó aumentar los controles en las transacciones financieras, comprometiendo a los países vecinos de Venezuela en América Latina a desalentar la presencia iraní en la región, e incorporarlos al monitoreo del sistema bancario venezolano, contemplando inclusive la posibilidad de sanciones económicas.

"Para Irán, la existencia de su programa y armas nucleares depende de la habilidad para usar el sistema bancario internacional, de modo de poder pagar misiles y material nuclear prohibidos", precisó el funcionario norteamericano.

Durante el fin de semana pasado, Irán y Venezuela firmaron tres memorando de entendimiento en el sector energético. Los acuerdos incluyen dos puntos centrales: inversiones reciprocas por 760 millones de dólares y la importación desde Venezuela por parte de Teherán de 20 barriles de combustible diarios.

Comentá la nota