FISCAL FEDERAL Hay más cocaína en la calle y más consumo en Junín

“Es evidente que hay una mayor cantidad de cocaína en la calle como consecuencia también de un mayor consumo en Junín”. El análisis contundente del fiscal federal Eduardo Varas confirma la percepción de la comunidad sobre un incremento de la circulación y comercialización de estupefacientes en la ciudad. Y por supuesto del consumo.
Los últimos procedimientos policiales, supervisados por el fiscal Varas y el juez federal Héctor Plou, se caracterizaron por el secuestro, en todos ellos, de cocaína compactada -en “tizas” y “piedras”-, además de marihuana y pastillas de éxtasis.

Al respecto, Varas evaluó que “hay más consumo” y reveló que la forma en que ingresa la droga a la ciudad es muy variada. “Hemos visto que los últimos procedimientos fueron en base a cocaína”, aseguró el funcionario y detalló que “hay adictos tanto de la clase alta como baja”.

En una entrevista con La Verdad, subrayó que la mayor presencia de la sustancia en la ciudad se debe también a “una producción superior de ese tipo de droga en el país”, dentro de una ecuación con una mayor oferta a menor costo. “Si baja el precio, la gente la adquiere más”, señaló el fiscal.

“Así hemos visto que tanto Provincia como nosotros, desde la Justicia Federal, los últimos procedimientos fueron en base a cocaína y con una menor cantidad de marihuana”, remarcó.

En esa línea confirmó que “hay más consumo”, y explicó que la forma en que entra el estupefaciente a Junín es sumamente variada. “Tanto con gente del conurbano que la trae, como de la zona que la va a buscar. Es indistinto. No se da una manera determinada”, dijo.

Varas sostuvo además que la edad de consumo de cocaína es similar “a la gama que teníamos años atrás. Por supuesto que hay casos de menores, pero diría que está aún entre el adolescente tirando a adulto hacia arriba”.

En cuanto al nivel socioeconómico de consumo consideró que “hay adictos tanto de clase alta como baja”, y comentó que “hemos encontrado las formas más variada de compra, entre ellas el trueque”.

Frente al avance del consumo y venta de estupefacientes, el funcionario judicial aclaró que la prevención no es tarea ni del Poder Judicial ni del Ministerio Público, “sino que depende exclusivamente del Poder Ejecutivo”.

En ese sentido afirmó que “para eso hay especialistas en la prevención de ciertos hechos y delitos. Nosotros actuamos después que el hecho se produjo”.

Acerca de esta problemática en general, Varas indicó que “no me preocupa exclusivamente el consumo de cocaína, sino todo el tema de la droga y otros asuntos que tenemos como competencia”.

Y destacó que “hoy en día la juventud tiene conciencia. Por eso creo que la mayor prevención que se puede hacer en este tema es la familia, el hogar”.

Observó también que “la familia tiene problemas hoy, pero todos los tenemos. Uno a veces pone en la balanza cuáles son los más importantes, pero hay que sentarse a hablar con los hijos”.

Luego de mencionar al alcoholismo como otra de las problemáticas, hizo hincapié en que “los padres tienen que sentarse y conversar con sus hijos” y que también deben actuar “los controles en la vía pública y a la salida de las confiterías, que evidentemente influyen”.

- ¿Hay un condimento socioeconómico que fomenta el crecimiento del consumo de estupefacientes, como la falta de trabajo, la pobreza?

- No sé si es así realmente, porque en las investigaciones vemos la gama más variada de clases sociales en el consumo. No podemos atribuir el de cocaína, por ejemplo, a jóvenes y adultos de clase alta exclusivamente. Está en toda la escala social.

- ¿Podemos hablar de que se desbarató una red de narcotraficantes en Junín, a la luz de los últimos procedimientos y cantidad de personas aprehendidas?

- En narcotráfico es toda una red que empieza desde el productor de la coca, el que hace la cocina y la elabora, el que la vende en última instancia. El último eslabón de todo el narcotráfico es el consumidor.

El fiscal Varas opinó que “no debe despenalizarse el consumo de drogas. La ley actual en vigencia tiene mecanismos alternativos, aparte de la pena, para el tratamiento y reeducación del adicto. La legislación lo considera un enfermo, y ofrece en distintos artículos alternativas de recuperación antes de llegar al último eslabón, que podría ser una sanción penal”.

- ¿Junín es una ciudad de paso para narcotraficantes?

Desde hace muchos años Junín es una ciudad de consumo, y de paso seguramente también lo debe ser. Siempre tuvo consumo de estupefacientes y lo sigue habiendo. Se da proporcionalmente: a mayor cantidad de población mayor consumo, y también a mayor oferta a menor costo.

Comentá la nota