El fiscal descalificó los peritajes contables

Noailles defendió su decisión de no apelar el sobreseimiento de los Kirchner pese a las advertencias en los informes de los especialistas
"No hay ningún misterio", afirma el fiscal que subroga al frente de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), Guillermo Noailles, al explicar por qué no apeló el sobreseimiento de Néstor y Cristina Kirchner. No lo hizo tras recibir los informes que les pidió a dos peritos auditores, en los que le alertaron que más de la mitad del patrimonio de la pareja presidencial no se encontraba "debidamente justificado".

Noailles no apeló, dijo a LA NACION durante una entrevista en su despacho, porque no le pareció "contundente" la conclusión de esos informes. Y planteó que el juez federal Norberto Oyarbide lo "sorprendió" al notificarlo del sobreseimiento. Más aún, dijo que tampoco lo notificó del peritaje que encararían los expertos de la Corte. LA NACION corroboró, no obstante, que el Juzgado, sí, lo notificó cuatro veces: el 27 de octubre y las restantes tres en diciembre.

El fiscal también responsabilizó al fiscal federal Eduardo Taiano por el cierre de la pesquisa, ya que le correspondía a él apelar, afirmó, como "fiscal que está actuando dentro del expediente". Sin embargo, el propio Noailles defendió lo contrario en un recurso ante la Corte Suprema que presentó 15 días antes a raíz del sobreseimiento del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en la causa por su presunto enriquecimiento ilícito. Allí, Noailles defendió su facultad de "ejercer la acción pública con desplazamiento del fiscal de la causa, cuando éste decidiere no proseguir la acción", según su apelación, a la que accedió LA NACION. Es decir, dos posiciones distintas, por el mismo delito, aunque diferentes acusados.

Más aún, el fiscal que subroga en la FIA desde que su titular, Manuel Garrido, renunció y acusó al procurador general de la Nación, Esteban Righi, de acotar sus facultades, también dijo que la Fiscalía era "inviable" en sus condiciones actuales y que tenía ganas de decirle al procurador: "Mirá, Righi, esto así no va más".

-¿Por qué pidió los informes a los contadores de la FIA?

-Yo tenía que resolver la famosa apelación en términos sumamente acuciantes. Entonces, para tener un elemento de juicio sobre algo tan sorpresivo, ellos me allegan esta información.

-Que usted les pide?

-Sí, sí.

-Si los términos eran acuciantes y tenía esta información, ¿por qué no apeló, dado que sus peritos marcan por lo menos 25 inconsistencias, faltantes o contradicciones en el peritaje que recibió Oyarbide?

-No apelé porque está discutido si [apelar] es una facultad o una obligación de la Fiscalía. Suponiendo que fuera una obligación, no me pareció? este? que fuera contundente el informe de los contadores.

-¿No le pareció contundente?

-No. Porque me pareció que faltaban otras informaciones, como los anexos reservados [de la OA].

-Y precisamente porque faltaban esos anexos, ¿no convenía apelar y, mientras tanto, pedir eso?

-No necesariamente. Para un caso de esta naturaleza, tiene que ser el fiscal que actúa en el expediente.

-Se lo planteo así: ¿d ado que el dictamen que usted pidió a sus propios peritos le generaron a usted dudas, usted optó, ante esa duda, por no apelar?

-Primero, no tenía la obligación legal de apelar, pese a lo que trascendió por la prensa. Luego, pesó sobre mi ánimo toda una serie de pronunciamientos judiciales que hemos ido padeciendo en las Cámaras Federal y de Casación sobre cuál es nuestra ubicación funcional, nuestra competencia y en qué casos debemos actuar y en cuáles no.

-Pero dadas sus dudas y la "gravedad institucional" del caso, ¿no debía apelar y, como máximo, que sea la Cámara la que acepte o rechace su recurso?

-¿Sabe lo que sucede? No se apela «por las dudas». Creo que la Fiscalía deberá plantear una reforma legislativa para superar toda esta situación.

-O con este caso usted podría haber intentado lograr un precedente jurisprudencial?

-¡Pero si lo estamos intentando en otros expedientes!

-¿Y por qué no intentarlo también en este expediente, dada su gravedad institucional?

-Por la forma como me llega la notificación? y bueno?

-Pudo apelar a las 9. 25 de la mañana del lunes, cinco minutos antes de que venciera el plazo?

-Pero ¿cómo motivaba el recurso de apelación?

-Con los dos dictámenes de sus peritos que usted mismo pidió.

-Pero con eso quizá no alcanza para motivar.

-Pero así convalidó el sobreseimiento de los Kirchner en tiempo récord?

-Está bien. Pero, mientras tanto, hemos logrado algunos recursos de apelaciones [en otros expedientes] con resultados francamente favorables para la Fiscalía.

-Entonces, ¿por qué no lo intentó en este expediente?

-Porque me parece que más que seguir intentando con recursos hay que intentar una importante reforma legislativa y, quizá, hasta plantear que es inviable que la Fiscalía siga actuando de esta manera.

-¿Actuando cómo? ¿Con las facultades recortadas?

-Con las facultades recortadas, con obligaciones de apelar en términos de 24 horas, con algunos fiscales en concurso también? no tenemos la dotación completa.

-Entonces, Garrido tenía razón cuando renunció denunciando que Righi recortaba sus funciones?

-Lo que pasa es que Garrido tomó una postura? eh? de actuar judicialmente en casi todos los temas de corrupción, trayendo de la Oficina Anticorrupción muchas investigaciones y eso terminó en la instrucción del procurador y en distintos fallos. Así que yo no estoy tan convencido de que Garrido haya tenido razón.

Comentá la nota