Ya se firmó el acuerdo de IOMA y la Agremiación

Con el conflicto que hizo tambalear la atención de los afiliados al IOMA ya zanjado, la Agremiación Médica Platense y la obra social firmaron ayer el acta-acuerdo previa a la rúbrica del convenio que le da continuidad a las prestaciones de salud locales. En este paso quedaron formalmente establecidos los términos de la nueva relación contractual, que incluye los valores arancelarios que percibirán los profesionales -reajustados en un 5 por ciento- y los anexos referidos al tratamiento de los nomencladores de prácticas y al manejo de la facturación de las consultas que sale de los sanatorios.
La dirigencia de la AMP, encabezada por el titular de la entidad, Daniel Branne, se reunió con el vicepresidente del Instituto, Antonio La Scaleia y sellaron la concertación que pone fin a tres largos meses de crisis. El encuentro se concretó a pocas horas de realizada la asamblea médica que, en el Club Atenas, definió por amplia mayoría aceptar la "última y definitiva" oferta de la obra social para la adecuación de honorarios. El documento espera ahora la firma del presidente del IOMA, Javier Mouriño, y el visto bueno del directorio de la mutual provincial. Esta vez, para acelerar el trámite, no pasará por la revisión de los organismos de la Constitución, y para esquivar esa instancia lo que se hará es modificar con anexos el actual convenio.

Con el incremento en el valor de los bonos los médicos recibirán por consulta $39 los de categoría "A" (sin costo para el afiliado porque el Instituto asume el total del honorario), $48,95 los galenos del nivel "B" (incluido el diferenciado de $15 que vienen pagando los pacientes hasta ahora), y $59,51 los profesionales enmarcados en la categoría "C" ($25 siguen a cargo del afiliado).

"Con este acta-acuerdo se pone en vigencia el convenio y termina la controversia y, sobre todo y lo más importante, se garantiza la continuidad en la atención de los pacientes con cobertura del Instituto", enfatizó el secretario general de la Agremiación, Claudio Cardoso, quien valoró, además, el resultado de la asamblea: "se comprendió que en algún momento hay que aflojar para poder seguir negociando más adelante. Con posiciones inflexibles no se llega nunca a ningún acuerdo".

Según contó Cardoso sobre la reunión en que se formalizó el acuerdo, La Scaleia le manifestó a los representantes de la AMP que a partir de ahora deja de tener vigencia el registro de prestadores médicos que había abierto el IOMA para reemplazar a la Agremiación en el caso de que el convenio se cayera. "Era una exigencia nuestra y al restablecer el vínculo eso queda sin efecto. Mouriño, en diálogo con este diario, aclaró, no obstante, que ese "resorte" se mantendrá, en el sentido de que "sigue en suspenso por un año", según indicó la autoridad de la obra social, porque se apelará a él si otra vez peligra el convenio. "Si volviera a haber un conflicto se reactivaría y eso se estableció en un acuerdo que firmamos con FECLIBA y ACLIBA I, es decir, con unos 2.000 médicos", remarcó.

El funcionario volvió a explicar por qué el IOMA se plantó en el 5 por ciento de incremento en los honorarios médicos y reiteró la forma en que el Instituto distribuye sus ingresos. "No somos una organización con fines de lucro y gastamos solamente el 4 por ciento de los recursos en la administración. El 96 por ciento restante va al gasto prestacional. El aumento que estamos otorgando es el 100 por ciento de lo que se recauda con los salarios de los trabajadores públicos", señaló Mouriño.

El presidente de la obra social dijo, en ese sentido, que la negociación con los prestadores se reabrirá cuando haya nuevos aumentos salariales en la administración provincial. "Esos ingresos son nuestro techo", insistió.

Comentá la nota