Firme planteo de Lula por trabas al comercio bilateral

Firme planteo de Lula por trabas al comercio bilateral
El mandatario de Brasil cuestionó la restricción a importaciones; la Presidenta aceptó revisar la situación
ASUNCION.? Como cada vez que la tensión comercial escala a niveles elevados, fue necesaria una reunión cara a cara de los presidentes de la Argentina y de Brasil. Ayer, Luiz Inacio Lula da Silva le expresó a Cristina Kirchner la "preocupación" de su gobierno por el efecto que tienen las medidas de restricción que la Argentina impuso sobre las importaciones brasileñas, tras lo cual la Presidenta aceptó pedir a su ministra de la Producción, Débora Giorgi, para que se reúna con su par Miguel Jorge, que revisen, "sector por sector", cuáles son los inconvenientes.

El presidente brasileño cuestionó que "las dificultades burocráticas continúen" y reiteró un reclamo de larga data: el impuesto a los bienes personales, "que dificulta las inversiones brasileñas en la Argentina".

La reunión bilateral entre los mandatarios, que duró más de una hora, se efectuó en la 37a Cumbre del Mercosur, en la que ya había emergido el malestar de la extensión de las licencias no automáticas de importación a un vasto número de productos y los retrasos que sufren esos productos en la Aduana para poder ingresar en el mercado local.

La Presidenta y Lula se reunieron luego del cierre de la cumbre, acompañados por los ministros argentinos Jorge Taiana, Amado Boudou, Giorgi y Juan Mansur, y de la parte brasileña, por el canciller Celso Amorim, el ministro Jorge (Desarrollo e Industria), y por el asesor para asuntos internacionales, Marco Aurelio García.

Cuando salió del encuentro, LA NACION preguntó a la Presidenta por el contenido de la charla. "En la reunión con Lula, hablamos de todas las cuestiones bilaterales y quedamos que se van a reunir los ministros de ambos países para poder, renglón por renglón y actividad por actividad, repasar las cosas", dijo la jefa del Estado.

- ¿Eso significa que la Argentina va a disminuir las restricciones a las importaciones?

-Perdón. No hay restricciones. Simplemente hay instrumentos que están en el marco tanto del Mercosur como de la Organización Mundial del Comercio. Repasamos algunas acusaciones que había de desvíos de comercio a China y vimos que en el caso de Brasil también se producen desvíos de comercio a China. Con lo cual, en realidad, hay que tomar caso por caso, y con una cuestión muy equilibrada y muy concreta tomar decisiones entre los ministros. Fue una reunión muy amable que tuvimos entre ambos presidentes.

Preocupación

El carácter "amable" de la reunión también fue resaltado por el canciller brasileño. No obstante, Amorim habló del malestar de su gobierno por las medidas argentinas que traban sus exportaciones. "El presidente Lula manifestó su preocupación por que, aunque en un ambiente de dificultades genéricas, nuestras exportaciones a la Argentina cayeron de una forma acentuada", dijo. Según sus cálculos, los envíos de Brasil a nuestro país cayeron el 43% en un año. Esta situación llevó a que se revirtiera la balanza comercial, que en el último trimestre comenzó a favorecer a la Argentina, luego de seis años de déficit.

En la reunión, la Presidenta argumentó que el número de productos que cuentan con medidas como las licencias no automáticas era relativamente restringido (menos del 10%). Y negó que tuviera relación con la caída global de las exportaciones brasileñas.

A diferencia de Uruguay y de Paraguay, Brasil evitó formalizar estas quejas en los foros multilaterales y las reservó para el encuentro binacional. La única referencia que hizo Lula en su discurso ante los demás presidentes (estaban el paraguayo Fernando Lugo, el urugayo Tabaré Vázquez, el boliviano Evo Morales y la chilena Michelle Bachelet) fue cuando dijo: "A pesar de las dificultades, precisamos evitar el proteccionismo. Tenemos que mantener el volumen y la cualidad de nuestro intercambio". La cumbre se cerró ayer con las declaraciones sobre Honduras y sobre la gripe A (ver aparte), pero sin que los miembros pudieran concretar avances significativos en algunos de los temas pendientes del bloque, como el Parlamento regional, el establecimiento de un tribunal superior, el código aduanero o la eliminación del doble arancel para productos extrazona.

En privado, Cristina le recordó a Lula las fuertes asimetrías que existen entre los países, tanto en el volumen de las economías como en el de sus grados de industrialización.

La Presidenta le respondió que "sin embargo, [había] muchas inversiones brasileñas en los sectores donde existen esas tasas", contó Amorim.

La reunión entre los "Shiorshi" -curiosamente, el apellido de Giorgi se pronuncia de manera muy similar que el del brasileño Jorge- no tiene aún fecha confirmada, pero Cristina Kirchner adelantó que podría ser "en Buenos Aires o en Brasilia".

Comentá la nota