Las firmas chilenas no se quejan del trato que les da Tucumán

Visita del embajador de Chile en la Argentina.
Una de las prioridades del Gobierno chileno es la integración con el NOA. Así lo ratificó el embajador de ese país en Argentina, Luis Maira Aguirre, durante una visita que realizó a Tucumán. El diplomático se entrevistó con el gobernador, José Alperovich, y con empresarios. En cada reunión, aseveró que las firmas trasandinas radicadas en esta provincia se sienten a gusto, aunque también advirtió sobre la falta de seguridad jurídica que impera en el país.

"Están bien, yo hago reuniones una vez por mes con los empresarios y nunca hubo mayores reclamos hacia Tucumán. En general, los capitales chilenos tienen una buena rentabilidad en Argentina. Y aunque tienen más incertidumbre jurídica que en otras partes, donde se cuida al detalle la ley o el contrato que se firma con una inversión extranjera, aquí, habiendo menos cuidado por la aplicación de ciertas salvaguardas jurídicas, la rentabilidad es mucho mayor y eso les compensa. Nadie se queja demasiado", sostuvo Aguirre.

Acompañado por el secretario de Relaciones Internacionales de la provincia, José Vitar, el embajador visitó la redacción de LA GACETA, donde fue recibido por el gerente general, José Pochat, y por el secretario general de Redacción, Carlos Abrehu. Durante la charla, el diplomático ponderó el intercambio comercial entre Argentina y Chile (hay U$S 16.000 millones en inversiones chilenas en el país) y destacó el equilibrio institucional alcanzado en su Nación. En ese contexto, adelantó que se profundizará la integración vial.

"Vamos a seguir haciendo caminos. Una de las prioridades es la culminación del paso de San Francisco (en Catamarca), porque servirá para desahogar el Cristo Redentor (en Mendoza), que está sobrecargado", explicó. Luego, enumeró los principales proyectos de integración caminera: el túnel de Agua Negra (unirá San Juan con La Serena, Coquimbo) y un nuevo tren trasandino a baja altura entre Mendoza y Santiago de Chile. "Este tren podrá funcionar todo el año, porque hoy tenemos entre 30 y 45 días de cierre en el Cristo Redentor, lo que acarrea muchos problemas", justificó. Luego, añadió. "Tenemos previstos 13 pasos, y los vamos a hacer a todos. La idea es que sirvan para sacar la producción del Atlántico, tanto brasileña como argentina, a Asia por el Pacífico, sobre todo la soja", dijo.

Pequeño, pero musculoso

Chile, según el embajador, logró alcanzar un importante equilibrio institucional, producto de un Estado fuerte, pero pequeño.

"El nuestro era un Estado que creció desmesuradamente y que tuvo su crisis durante el gobierno de Salvador Allende (en los primeros años de la década del 70). Ese crecimiento tuvo un rechazo, que derivó en el golpe (militar). Pero de ahí nos fuimos a la otra punta, con un grupo de economistas neoconservadores que se hizo parte de la teoría de que el problema era el Estado", resumió, antes de comparar esos cambios drásticos con la equilibrada realidad actual.

"Hoy, Chile es un país donde la gente quiere un equilibrio entre mercado y Estado. La tarea fue tener un mercado amplio y un Estado eficiente, del tamaño exacto, con musculatoria y capacidad regulatoria para resolver los problemas, como los de medio ambiente y los de la equidad, que no puede resolver el mercado por sí mismo. El nuestro es un Estado pequeño, pero musculoso", relató.

Comentá la nota